La Dirección General de Corpocesar, a través de la resolución 0238 de 2018, estableció directrices para recomendar el número de árboles en caso de que se emita concepto para el otorgamiento de la concesión hídrica. Para ello se tendrán en cuenta aspectos importantes como la siembra de especies nativas acorde con el lugar objeto de la concesión, el caudal y periodo a concesionar, el consumo y la cantidad mínima de árboles para la protección de la ronda hídrica.

“Para nosotros, como Corporación Autónoma Regional del Cesar, es muy importante la protección del recurso hídrico para generar desarrollo sostenible. Con esta determinación, queremos proteger las cuencas hídricas a través del uso responsable del agua y estimular a que todas las personas siembren un árbol”, expresó el Director General de Corpocesar, Kaleb Villalobos Brochel.

En el otorgamiento de la resolución que otorga la concesión hídrica, se debe cumplir con el siguiente protocolo:

  • Los árboles serán plantados teniendo en cuenta a las áreas de nacimientos de agua, zonas protectoras de fuentes hídricas y áreas con suelos que se encuentran erosionadas y desertificadas. En las zonas urbanas se tendrá en cuenta el espacio público.
  • Cuando los sitios a reforestar se encuentren en zonas urbanas, los árboles deben ser seleccionados con una altura no menor a 50 centímetros y tienen que ser fácilmente adaptables a las condiciones de la zona.En sitios rurales, deben seleccionarse los árboles de especies maderables y nativos que tengan capacidad de recuperación para áreas en proceso de erosión y desertificación.
  • Para los árboles maderables, se tendrá en cuenta una distancia entre árboles de 4 metros y para los árboles de especies frutales la distancia será de entre 5 y 8 metros.
  • Para un mejor desarrollo del árbol, se deberá aplicar abono acorde con las exigencias que requiera la especie y de las condiciones de fertilidad del suelo en los sitios a reforestar.
  • En caso de presentarse plagas, enfermedades y malezas que puedan ocasionar daños a los árboles que se encuentran plantados deben ser combatidos con métodos y productos adecuados que no causen daño ambiental. Se tiene que evitar el uso excesivo de plaguicidas y agroquímicos.
  • Con el fin de garantizar la supervivencia de las especies plantadas, el titular de la concesión debe propender por su cuidado mediante la realización de control de plagas, malezas, enfermedades, fertilización y prevención de incendios durante el periodo total de la concesión.

En el acto administrativo, con el cual se otorga la concesión hídrica, se establecerá que la siembra de los árboles debe realizarse dentro de los 6 meses siguientes a partir de la puesta en marcha de la concesión, incluyendo la obligación del usuario de hacer mantenimiento a las plantas por un periodo mínimo de tres años a partir de su establecimiento.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil medio ambiente

También puedes leer...

Así fue el foro sobre Justicia Hídrica en el Cesar

A través de una estrategia global que involucra la declaratoria de más de 30 millones de h…