“Colombia ha sido el país que más sacrificios ha hecho en esta guerra mundial contra el narcotráfico, declarada por las Naciones Unidas hace más de 45 años. Hemos perdido a nuestros mejores líderes, nuestros mejores jueces, nuestros mejores policías, nuestros mejores periodistas”.

Así lo recordó el Mandatario colombiano al intervenir el panel ‘Paz y reconciliación son posibles: el ejemplo de Colombia’, realizado en la ciudad de Münster, en el marco de su visita oficial a Alemania.

El Jefe de Estado indicó que a pesar de este sacrificio, Colombia sigue siendo el país número uno en exportaciones de cocaína a los mercados mundiales.

“Por eso hemos dicho que el mundo tiene que empezar a revisar sus políticas y su guerra contra el narcotráfico, porque una guerra que en 45 años no se gana, o sea, una guerra que se pierde todos los años, tiene que tener algo malo y hay que corregirlo”, reiteró.

Así mismo, consideró que en el caso colombiano, una de las circunstancias que impedían una solución a este problema era precisamente el conflicto armado.

Al respecto explicó que las Farc protegían los cultivos de coca y vivían de esos cultivos, porque “infortunadamente el narcotráfico ha financiado todas las formas de violencia en Colombia durante tantos años”.

Citó que por eso se incluyó en el Acuerdo de Paz un punto específico, para que las Farc se comprometieran no solamente a cortar todo vínculo con el narcotráfico, sino que ayudaran a sustituir los cultivos ilegales por cultivos legales.

“Ahora, por primera vez, tenemos la gran oportunidad de poderles ofrecer a los campesinos una alternativa a la coca y eso es lo que estamos haciendo”, dijo.

El Mandatario señaló que este es un trabajo dispendioso, porque hay que ir familia por familia, verificar que efectivamente sustituyan la coca para darles el subsidio, llevarles el producto alternativo y construirles carreteras para que puedan sacar sus nuevos productos a los mercados.

“Ese es un proceso de desarrollo que se demora, pero que ya lo estamos haciendo. Llevamos solamente en un año más de 100 mil familias registradas que están comenzando a sustituir la coca por cultivos alternativos”, precisó.

“Creemos que para Colombia eso va a ser va a ser una bendición y tenemos que perseverar, pero tengan la seguridad de que Colombia corrige el problema y el problema aparece en otro país, porque mientras exista la demanda y este enfoque que tiene el mundo para luchar contra el narcotráfico, el problema se va a perpetuar”, concluyó el Presidente Santos.

Durante el panel sobre la paz en Colombia, con el cual el Jefe de Estado terminó su visita oficial a Alemania, el Presidente Santos estuvo acompañado por Monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, Arzobispo de Tunja y expresidente de la Conferencia Episcopal Colombiana; Katharina Barley, Ministra Federal de Justicia y Protección al Consumidor de Alemania, y Christiane Bögemann-Hagedorn, Directora del Departamento de África del Norte, Oriente Medio, Europa del Sur y del Este y Latinoamérica.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil nacional

También puedes leer...

A pesar de que el riesgo en Hidroituango baja, se mantiene la alerta

Luego de la reunión que lideró este martes en el Puesto de Mando Unificado (PMU) de Hidroi…