Fue presidente de Perú entre 1985 y 1990. Dos años después de dejar el poder, Colombia le concedió el asilo político, el cual cumplió entre Bogotá y París. Regresó a Perú para aspirar nuevamente al primer cargo de ese país, logrando seducir de nuevo a la mayoría, y ocupando la presidencia entre 2006 y 2011. Al  abandonar el cargo volvió a solicitar asilo, esta vez al gobierno de Uruguay, con el fin de no dejar, según él, que la persecución política en su contra, lo llevara a la cárcel.

Este miércoles en su residencia, Alan García se pegó un disparo en la cabeza, al ver que oficiales de su país, habían llegado a hacer cumplir una orden de arresto en su contra. Horas después, cuando los galenos intentaban salvarle la vida, García dejó de existir.

El caso de Alan García es otra muestra màs de que Odebrecht es un cáncer que sacude al hemisferio. Varios son los políticos y ex presidentes que están salpicados por la corrupción protagonizada por esta firma brasileña, la cual prefería comprar la voluntad de los mandatarios, que demostrar su calidad para hacer las obras de infraestructura.

Sin embargo García no es el único ex presidente de Perú presuntamente untado por la multinacional Odebrech. Actualmente los ex presidentes de ese país, Alejandro Toledo, Pedro Pablo Kuczynsky y Ollanta  Humala, están siendo investigados por,  durante sus gobiernos, favorecer con millonarios contratos a la controvertida empresa que hasta a un supuesto icono de la anti corrupción en latinoamerica, como lo fue Luiz Inacio Lula Da Silva,  lo tiene tras las rejas.

Con su muerte, el ex presidente se salva de la cárcel a la que siempre le huyó. Los otros ex presidentes,  seguirán viviendo la pesadilla. Los políticos  de Colombia parecen no preocuparse, porque en este país no pasa nada.

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Internacional

Puedes leer.

Guaidó habló de posible intervención de EU a Venezuela

La posibilidad de que el gobierno de Estados Unidos intervenga militarmente a Venezuela co…