Muy pacientes y tolerantes hemos sido los colombianos con el cinismo de la guerrilla de las FARC. A lo largo de los años de negociación, la cúpula del grupo terrorista se burló de la opinión pública en cientos de ocasiones.

Lo hizo con los secuestrados – nunca conocimos de las liberaciones que se exigían para continuar el proceso de paz,  -, lo hizo con los niños que hasta hace poco por fin entregó listado de cuantos tenía en su poder, lo hizo con las armas que a la postre entregó menos de las que los colombianos nos imaginamos, y como era de esperarse, ahora lo hace con sus bienes.

En el listado entregado al Gobierno, las FARC señalan que tienen para reparar a sus victimas – cientos, miles -, elementos como traperos, escobas, pocillos, y hasta exprimidores de naranjas.  No sabemos la forma de estos exprimidores, ni el material en el que estén elaborados, pero lo que si sabemos es que las FARC, ahora desde la legalidad, se intentan burlar nuevamente de los colombianos.

La caricatura que hacen los señores del Secretariado, y no el Fiscal como lo  han asegurado, les podría salir cara. De no reconocer los señores de las FARC, los bienes que tienen, los testaferros que hasta ahora también se niegan a revelar, la gracia sería un tiro por la culata.  La advertencia se las hizo el mismo Rafael Pardo, Alto Consejero para el Post Conflicto.

Ahora esperemos las próximas bromas de mal gusto de las FARC. Nos sacarán de casillas, pero el que ríe de último ríe mejor, y ahora en la legalidad de las FARC, es la sociedad colombiana la que tiene el placer de cerrar la tanda de carcajadas.

 

Por Limedes Molina Urrego

@LimedesMolinaU

 

 

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

También puedes leer...

OPINIÓN: Pensar fuera de la “caja”, pues Google no piensa…

    Escribe con cifras los siguientes números: Diez: 11, Noventa y ocho: 99, Ochenta y uno…