“No¬† importa cu√°ntos entierros haya en un d√≠a, el perro va a todos, escucha las misas y acompa√Īa a los muertos al cementerio, le gustan los difuntos, eso es indiscutible‚ÄĚ, dice la gente en La Paz¬† al referirse a un perro de color amarillo, ya de unos 10 a√Īos de edad, que ha sido por todo ese tiempo el m√°s fiel compa√Īero de los cad√°veres desde la iglesia hasta su √ļltima morada.

Seg√ļn cuentan, el animal no puede ver f√©retro ¬†alguno porque de inmediato acude¬† al velorio, ¬†entra a la iglesia y est√° hasta que no¬† sacan el ata√ļd de all√≠ no se va, adem√°s acompa√Īa al muerto en¬† el desfile que hacen por el municipio hasta su √ļltima su despedida.

‚ÄúAqu√≠ todos conocen y quieren mucho a ese perro, le dan desayuno y almuerzo, es el perro del pueblo, no tiene due√Īo, nunca ha tenido, siempre ha sido de la calle, se mantiene en el parque San Francisco de As√≠s ‚Äú, se√Īala do√Īa Mar√≠a O√Īate, una feligr√©s.

El perro es un misterio hecho realidad, es muy especial, entra a misa como cualquier parroquiano, luego recorre junto con los familiares y amigos el pueblo, hasta dejar el ata√ļd en el cementerio donde no se va hasta que ya no se vea nadie m√°s all√≠.

En la mayor√≠a de municipios acostumbran a ponerle m√ļsica a los muertos para despedirlos, pues cuando el perro escucha eso se pone a ladrar o a aullar, igual es si escucha las campanas de la iglesia.

 

Jorge Luis Contreras Ortiz

@Luiscontre90

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

También puedes leer...

Padre e hijo habrían sido secuestrados al sur del Cesar

las autoridades tratan de establecer si dos hombres que se movilizaban entre los municipio…