Hay preocupación en un sector de las víctimas que están pendientes de reparación por las afecciones del conflicto armado en esta parte del país, debido a  los despidos que vienen haciendo de los empleados de la UAO en Valledupar luego de que asumiera el cargo el nuevo director Territorial de la Unidad en esta seccional.

Dicen los reclamantes, que la situación entorpecerá el proceso de las rutas que cada uno viene realizando porque a muchos ya les habían asignado las citas,  lo que ahora se perderá ante la ausencia de personal que los atienda, además porque los que entrarán, no tendrán la pericia y desconocen cada sumario.

El trauma es inminente porque se debe trabajar con una plataforma especial habilitada desde el año 2014, desde cuando se vienen haciendo unos ajustes constantes para indemnizar a las víctimas, sin embargo, esta herramienta necesita de ajustes permanente, lo que implica que los funcionarios que manejan dicha herramienta tengan que ser entrenados previamente, de ahí el pesimismo que tienen las victimas que los hace pensar que perdieron el tiempo y tendrán que comenzar de nuevo.

Los afectados manifestaron que la  unidad ha prescindido de los servicios de las personas que tienen la experiencia en el manejo de la plataforma y que también son conocedores de la Ley de víctimas, con lo anterior, en vez de avanzar se hace un retroceso en los procesos indemnizatorios de las víctimas. Manifestaron, por eso piden frenar tales despidos los que según ellos lo hacen por cuestiones políticas, con lo que se sienten revictimizados.

El promedio de atención diario de cada documentador de un grupo de cuatro funcionarios deben atender  atienden a diez personas víctimas, que dentro de su núcleo familiar pueden haber de uno hasta veinticinco  miembros, por lo tanto son cuarenta  atenciones que se enfrascarán con tales despidos de los cuales ya se dieron varios y se esperan más a partir de hoy.

Para colmos, piensan enviar a varios reclamantes  para  Codazzi y Riohacha, que son los municipios que tienen agenda disponible para este año.

Otro colmo es que algunas de las nuevas  personas que han sido contratadas llegaron nombradas por un término de noventa días, las cuales serán reemplazadas nuevamente, convirtiendo los procesos en un círculo vicioso donde los únicos perjudicados serán las víctimas.

También se supo que, para lo que resta del año 2019, ya no hay ninguna disponibilidad de citas porque existe un agendamiento cubierto hasta el 20 de diciembre el cual estaba programado para ser desarrollado por los funcionarios que acaban de despedir.

Por Willian Rosado Rincones

Redacción La Tribuna del Cesar 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

Puedes leer.

En Nabusimake, el Secretario de Educación realizó seguimiento al PAE indígena

Hasta el territorio de Nabusimake llegó el equipo de la Secretaría de Educación Departamen…