Hace unos meses muchos lo catalogaron como apocalíptico, cuando a través de los diferentes medios de comunicación venía advirtiendo de la llegada del fenómeno de El Niño, y las consecuencias que esto traería para el departamento del Cesar. Hoy todos acuden a él, para pregúntale qué se puede hacer con el fin de mitigar el impacto negativo que está generando la fuerte sequía que sacude al departamento.

Se trata del ingeniero agrónomo Dagoberto Pobeda Borbón, actual presidente del Comité Agropecuario, quien como golondrina solitaria quería llamar la atención del gobierno nacional y de los mismos ciudadanos, pero poco o nada le hicieron caso.

Pero al ser consultado sobre que se puede hacer  para tratar de amainar por lo menos en parte la sed que ya nos cobija, Pobeda Borbón da a conocer un estudio adelantado por Corpocesar y el Ideam hace algunos años,  y el cual revela la riqueza que en el subsuelo posee el Cesar y que podría servir por lo menos para salva muchos cultivos.

El estudio señala que el Cesar tiene aguas subterráneas que están ubicadas en la zona del Callao y  Valencia de Jesús en donde podrían existir unas diez mil hectáreas con agua subterránea suficiente para mantener irrigada esa zona del municipio de Valledupar.

Se trata de un acuífero con reservas de 50 millones de mililitros en carga alta de agua, que significa el máximo depósito que podría contener. En temporada de verano, o carga baja la reserva podría ser de 25 millones.

 Según el mismo estudio, en esa zona podrían ser perforados entre 50 o 60 pozos profundos, con capacidad para regar cada uno entre 60 y 70 hectáreas de cultivos.

El otro acuífero está ubicado en la zona del corregimiento de Guacoche al norte de Valledupar, el cual está localizado en predios de pequeños productores.

Los costos, la talanquera

Lamentablemente el inconveniente para adelantar la perforación los pozos, está en los costos los cuales oscila en 350 mil pesos por metro cúbico sumado a lo que debe invertirse en bombas lo que se estima dejaría costando cada pozo en unos 400 millones de pesos.

A esto se suma los altos costos de la energía que a la empresa Electricaribe pagan los productores agropecuarios, ya que esta se cobra a tarifa industrial, lo cual complicaría la succión del agua del mismo pozo.  El costo del kilovatio está en 450 pesos.

 “Fácilmente puede llegarle al productor agropecuario el recibo de energía en unos 4 millones de pesos “ dijo Dagoberto Pobeda

 Se requieren subsidios

Este oscuro panorama solo puede ser enfrentado con subsidios. Es por ello que los productores agropecuarios han solicitado al gobierno nacional el apoyo para enfrentar los altos costos de la energía rural.

Donde la situación es difícil es en lo que se invertiría en la construcción del pozo, el cual entraría a ser financiado por medio del ICR, o Incentivo de Capitalización Rural si el productor agropecuario es beneficiado con el mismo.

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Sin categoría

También puedes leer...

El master chef que descubrió un tesoro en Valledupar

Cuando Oscar Celedón Oliveros decidió la carrera que iba a estudiar, produjo varias reacci…