Hoy en medio de este acontecimiento, reflexiono acerca de lo que estamos viviendo; los individuos de esta sociedad,  reclamamos libertad para ejercer nuestros derechos y garantías. No estamos en tiempos normales debido a la pandemia, nos parece injusto estar sometidos al imperio de la ley (Toque de Queda).

Valledupar es un territorio culturalmente libertino donde la gente busca salir de la rutina,  divirtiéndose, parrandear, juegos cotidianos,  como dominó, siglo, billar y compartir debajo de un palo de mango con la familia y amigos.

LEA ADEMÁS: El Alcalde hizo lo suyo, ahora le toca a la Policía https://tuperfil.net/el-alcalde-hizo-lo-suyo-ahora-le-toca-a-la-policia/

Todas las medidas que restringen la libertad, son consecuencia de nuestro mal comportamiento que desbordó las estadísticas en la propagación del virus COVID 19. Nuestro Burgomaestre  decidió poner mano dura como el príncipe, considera que la verdad efectiva es más importante que cualquier ideal abstracto; por consiguiente los objetivos,  como la gloria y la supervivencia, pueden justificar el uso de medios impopulares para lograr esos fines, en este caso particular, poner en cintura a todo aquel que ponga en riesgo la salud pública.

Por lo anterior,  la medida no es descabella, pero debió traer consigo excepciones que permitan mitigar las restricciones a la libertad, en este caso el comercio domiciliario, al cual la mayoría le apunta para satisfacer nuestras necesidades.

Por último, invito a la ciudadanía a reflexionar y manejar con sensatez y cultura las recomendaciones de nuestras autoridades.

Por Eduardo García Contreras

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Los dioses no vendrán

      La libertad que se escabulle por la ventana dejando tras de sí una serie de trastos …