A propósito de ser este miércoles 3 de junio el día internacional de la bicicleta, hace algunos años movilizarse en ellas era muy común. De hecho, el aspecto que tuviera el caballito de acero determinaba la forma como te presentabas ante la sociedad. Pero los tiempos cambiaron, llegaron las motocicletas y el estatus subiÓ, como lo hizo la contaminación, la congestión en las ciudades y los accidentes.

Así son muchas ciclorutas en Valledupar

Pero como toda moda va y vuelve, de un tiempo para acá el negocio de la bicicleta comenzó a revivir porque la fiebre por la bici regresó a las ciudades, y Valledupar no podía ser la excepción, pues los ciclistas deportivos se tomaron las vías con mucho entusiasmo. Entusiasmo que no parece haber entre quienes se desplazan a sus trabajos, pues la gente, con contadas excepciones, continúa prefiriendo el transporte automotor para dirigirse a sus empleos.

Una de esas excepciones es Alemar Granadillo, un contador público que desde hace dos años se desplaza desde su residencia ubicada en el barrio Los Cortijos hasta su oficina en Comfacesar de la carrera noveda. Él dice que lo hace por varias razones: por salud, por rapidez y porque sale más económico.

ENTREVISTA A ALEMAR GRANADILLO

Para el locutor Pablo Salcedo Jr, la bicicleta se convirtió en parte de su vida, a tal punto que se volvió un activista de la bici, cuyo uso defiende a capa y espada, y cuando se le abre el micrófono para hablar de ella, no tiene boton de pause.

La bici duermen el sueño de los justos

Según Salcedo, en Valledupar sí existen las condiciones para movilizarse en bicicleta y no necesariamente para hacer deportes, porque entre otras cosas tenemos una geografía plana que en otras ciudades de Colombia envidian. Dice Salcedo que el gran problema es que la bici es criticada por quienes no se atreven a usarla, y a veces dentro del carro, sudan de la envidia criticando al que se moviliza en bici en medio del clima de Valledupar.

Lo que si lamenta el activista de la bici, es la mala calidad de las ciclo rutas que se han construido en Valledupar, las cuales no tienen continuidad, y donde los altibajos así como las conexiones entre ellas, no dan garantía ni para el ciclista ni para quien se moviliza en silla de ruedas.

ENTREVISTA A PABLO SALCEDO JR

¿Y las bicicletas públicas?

Pero mientras a los vallenatos se les pide bajarse del carro o de la moto, para subirse en las bicicletas, programas como las bicicletas públicas que comenzó a implementar el gobierno pasado en Valledupar, duerme el sueño de los justos. O si no, solo es darse una pasadita por uno de los patios del palacio municipal, donde hay más de 140 bicicletas que alcanzaron a ser usadas en el casco urbano de la ciudad en un ambicioso proyecto que el mismo gobierno de Augusto Ramírez Uhía que lo comenzó, luego lo dejó tirado.

Para Roberto Daza Guerrero, Secretario de Tránsito del Municipio de Valledupar, este es uno de los temas que parece quitarle el sueño. En entrevista con este medio, el funcionario aseguró que el proceso para reactivar las bicicletas públicas se viene adelantando por parte de este gobienro.

Roberto Daza, Secretario de Transito de Valledupar

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Urbano

Puedes leer.

Escalera construida por fuera, amenaza intimidad de los vecinos en Callejas de Oriente

Luego que en días pasados se diera a conocer el caso de una vivienda ubicada en el barrio …