En un insólito episodio de la política local de Florián, Santander, Diego Armando González Fino se convirtió en el protagonista de su propia trama de suspenso electoral. Ganador por un suspiro y alcalde por menos de dos días, González, en un giro que más bien parece sacado de una comedia, solicitó un recuento de votos, ¡y oh sorpresa!, los resultados se voltearon en su contra. Con la corona del alcalde puesta y una victoria apretada por 21 votos, González Fino, tal vez inspirado por un inusitado espíritu de justicia o quizás una curiosidad mal calculada, pidió revisar las papeletas. El drama se desplegó, los votos se recontaron y, como en una tragicomedia, el título de alcalde se esfumó ante sus ojos.

«Y el ganador no es…» resonó en los corredores de la municipalidad, dejando a González sosteniendo el sombrero de la derrota. Los números cantaron una nueva melodía, y Néstor Orlando Delgado, inicialmente el «casi» alcalde, se alzó con la victoria con 2.258 votos contra los 2.197 de González Fino.

Ahora, nuestro héroe electoral, González Fino, con menos alcaldía pero más historias que contar, tiene ante sí la opción de una silla en el concejo. Un retiro estratégico, quizás, pero sin duda, una escena que Florián recordará con una mezcla de asombro y una sonrisa irónica. En la política, como en la comedia, ¡espera lo inesperado!

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Político

Puedes leer.

La Comisión del Senado otorga la Orden del Congreso de Colombia en el grado de Caballero al Dr. José Luis Urón Márquez

La Comisión de la mesa del Honorable Senado de la República ha decidido, en uso de sus fac…