La gran inquietud de muchos cesarenses en torno al programa “los mil empleos” que lanzó recientemente el gobierno departamental, con el fin de darle trabajo por dos meses a igual número de personas, es que en el mismo se cuelen ciudadanos extranjeros, como el programa de cultura del municipio de Valledupar, el cual terminó beneficiando a muchos artistas de otros países residentes en Valledupar, dejando por fuera a otros colombianos.

Y en efecto,  Erika Maestre, jefe de la oficina de política social de la Gobernación del Cesar, dio a conocer que 160 ciudadanos de origen venezolano intentaron ingresar al programa, movidos obviamente por la necesidad de un empleo, pero no fueron aceptados.

Se presenta sin embargo una situación inédita, y es que muchos colombianos residentes en Venezuela y que recientemente han retornado al país, aspiraron pero no fueron aceptados por no contar con la cédula colombiana.

ERIKA MAESTRE

Para los mil empleos, se inscribieron 14 mil personas, de las cuales fueron preseleccionadas por el operador 1.200. De estas 1.200, quedarán mil luego del proceso de selección que debe terminar este fin de semana para comenzar a trabajar desde el próximo martes por espacio de seis meses.

Erika Maestre reconoció que generar solo mil empleos en un departamento con tantas personas sin trabajo, es apenas un aperitivo, sin embargo anotó que el gobierno del Cesar ya trabaja para seguir con iniciativas como estas a fin de vincular a más personas con programas de otras sectoriales en el corto plazo.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Económico

Puedes leer.

Dignidad Agropecuaria exigió al Gobierno Nacional frenar importación de arroz

Una grave situación enfrentan los productores de arroz en el país a causa de la sobreofert…