El proceso de reestructuración de pasivos que decidió adelantar la Alcaldía de Valledupar adoptando la Ley 550, fue analizado en el Concejo de Valledupar con la exposición de Lily Mendoza Vargas, Secretaria de Hacienda.

A petición de los concejales, Hernán Felipe Araujo y José Santos Castro, se llevó a cabo una sesión del Concejo en las instalaciones del Colegio  Loperena, con la intención de conocer la realidad de la Ley 550, firmado y avalado hace algún tiempo por esa corporación, pero además para  comprender las expectativas y compromisos que el municipio adquirió con el fin de realizar el saneamiento fiscal.

lili mendoza
Lily Mendoza Vargas, Secretaria de Hacienda.

Con este objetivo fue invitada la Secretaria de Hacienda, Lily Mendoza Vargas, quien brindó información detallada del déficit del municipio en años anteriores, de la evolución del proceso de reestructuración, así como del compromiso que asumió el municipio en la financiación del SIVA, que en un principio era de 31 mil millones de pesos y por haber incumplido el acuerdo ahora se deberá cancelar un total de 81 mil millones de pesos.

El concejal Hernán Felipe ‘Pipe‘ Araújo Ariza manifestó que más que mirar hacia atrás, es mirar qué es lo que viene, “Vamos a tener 14 años pagando, no solo el déficit de 2011, sino las decisiones tal vez equivocadas que se han tomado en ocasiones anteriores y que nos toca pagar” ratificó Araujo Ariza, quien señala a la vez que  después de conocer los compromisos, se determinaran las propuestas del Concejo, que podrían llegar hasta una reestructuración administrativa.

Iván Luquez Mindiola, presidente del Concejo, manifestó que hay que aumentar las metas de recaudo de los impuestos para poder salir de los compromisos, pero además tener una planta de personal más acorde al tamaño del municipio, ya que según señala, comparándolo con otros municipios en proceso de Ley 550, se deben liberar recursos, para aumentar las metas de recaudo y salir de compromisos, para poder seguir haciendo inversión y así los ciudadanos vean las obras y paguen los impuestos.

Luquez Mindiola enfatizó en que hay que adaptar el presupuesto municipal a la realidad financiera del municipio y acomodarlo a los compromisos de los pagos asumidos en este acuerdo de reestructuración de pasivos, así mismo señaló que la administración deberá implementar medidas de austeridad, medidas para incentivar el recaudo, para que aumenten los contribuyentes e ingresos y así garantizar el cumplimiento del compromiso asumido en la Ley 550.

“Habrá recorte en gastos de funcionamiento (disminución de nóminas paralelas), se reducirá el 8% del presupuesto, pero más del 90% será para inversión, allí se garantizarían los compromisos asumidos con la Ley 550” afirmó el presidente del Concejo, quien también ratificó que  después que se garanticen los pagos, el municipio podrá fortalecerse fiscal e institucionalmente.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Movimiento Nacional Carcelario alerta sobre intereses corruptos del INPEC y la USPEC en el proyecto de reforma carcelaria

A través de un extenso comunicado, el Movimiento Nacional Carcelario, ( MNC )denunció la i…