El término lo utilizan los jóvenes, especialmente las jóvenes, para calificar las actitudes de alguna personas de su entorno, las cuales no son acorde a las reglas y códigos sociales aceptados. Acudo al término para indicar que de lo peorcito ha sido la forma como algunas personas han asumido este tema de la pandemia.

De lo peorcito es que se salga a decir que en un conjunto cerrado de Valledupar hay 16 personas infectadas con el COVID-19 cuando la información oficial señala que no son tantos. De lo peorcito que incluso hagan circular una lista de supuestos contagiados sin importar el estigma social con la cual castigamos a quienes en caso de estar infectados, se deben merecer toda nuestra solidaridad.

De lo peorcito que hayamos volteado a nuestra atención hacia la Ciudadela 450 Años para simplemente calificarlos como el foco de infección, cuando de haber casos, sería primero interesante pensar en ayudarlos a pasar este difícil momento. Si hay algo que podrían los habitantes decir en esta coyuntura, es que es de lo peorcito que exista un caso de COVID en su barrio, cuando no es que precisamente sean personas con recursos para viajar a algún pueblo cercano, mucho menos al exterior que es de donde provino el virus.

Hay que aplaudir, y de pie, la campaña que algunos lideres comunitarios de la misma Ciudadela decidieron emprender para evitar más contagios. Ellos con recursos propios se ubican a las entradas y salidas de su barrio a desinfectar todo vehículo que entra y sale del sector. De lo peorcito que intentemos desmotivarlos acusándolos de querer hacer negocio pidiendo dinero para adelantar estas jornadas. De lo peorcito sería que ellos, que tienen las mejores intenciones, se dejen desmotivar por los que solo saben criticar.

De lo peorcito aquellas personas que insisten en saber donde están los casos, quienes son, en qué dirección residen, donde trabajan, de quienes son parientes, con la única intención de estigmatizar más, cuando la responsabilidad nuestra es mantenernos lo más aislados posibles, guardando la distancia como se recomienda en estos casos.

Pero también son de lo peorcito, esos que sabiendo que son positivos para COVID, hoy anden en la calle de larin laran poniendo en riesgo a los demás, simplemente porque no sienten nada en sus cuerpos.

Ahora bien, de lo peorcito que el gobierno insista en dejar en casa a los infectados, sin ayudas para subsistir y sin la comodidad de un lugar para hacer la cuarentena, confinados en casitas donde residen más de 7 personas y que comparten el mismo baño, una sala y una habitación.

La pandemia a la que estamos sometidos ha sacado del interior todo lo peorcito que tenemos dentro. Usted al leer esta columna hará su lista de lo peorcito que esto nos ha dejado.

Por Limedes Molina Urrego

@tuperfilnet

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Los dioses no vendrán

      La libertad que se escabulle por la ventana dejando tras de sí una serie de trastos …