Tengo un recuerdo reciente de un personaje reconocido como “Triple AAA” que tuvo la osadía de contar los pormenores de los saludos en las canciones vallenatas, que alharaca la que formaron! No lo lincharon físicamente, pero la lengua que llevo fue más dura quizás que la tunda que le hubieran podido dar.  Cuantas máscaras y mascaradas saltaron! Unas indignadas a favor y en contra de los saludos que para nadie aquí es desconocido que a lo largo de los años y en especial de la época de la “marimba” para acá el saludo en las canciones paso de la gratitud fraterna a la dadiva inducida y buscada por exaltar en canciones nombres de personas que querían salir de lo privado al público reconocimiento.

El saludo como burbuja inmobiliaria se ha valorizado a tal punto, que ponerle ahora coto a este asunto es similar a pretender con un Decreto el Mototaxismo acabar. ¿Cómo equilibrarían los cantantes las inversiones en que tienen que incurrir para sus discos sacar y toda la fuga que enfrentan con la piratería en la comercialización? El saludo en los cantantes pasó a ser un asunto necesario para sopesar las perdidas en sus utilidades.

Ahora resulta que existe una indignación colectiva que trasciende en todos los medios, pues a muchos de aquellos que saludan en canciones los ven hoy como aves de rapiña y otros los tratan como gavilanes! Vea pues! Como ha cambiado todo este cuento!

Me tararea en mis sentidos la canción de Hernando Marín, compositor y cantante que admiré y admiro cada que escucho sus canciones, para mi este hombre al que apodaban “Nando” era la perfecta representación de la trova cubana hecha Macondo! Era a mi parecer el hombre de la “Trova Macondiana”, el hombre de prosas y glosas a través de las cuales decía tremendas verdades!

¿Cómo no acordarme de Nando Marín si ni el estuvo libre de lo que hoy muchos ven como pecado?  Nando Marín no solo saludó a personajes que hoy abiertamente llaman delincuentes, también les compuso!  Tararea este pedacito de la letra en mi mente que dice: “Yo soy el gavilán mayor y en el espacio soy el rey”  se la compuso al personaje Raúl Gómez Castrillón (q.e.p.d) y se titula la canción “El Gavilán Mayor”.  ¿Pero quién era este personaje al que apodaron “El Gavilán Mayor”?  Fue uno de primeros traficantes de marihuana de la Costa norte a Estados Unidos. Hombre amado y odiado en la Guajira que murió de manera prematura en su ley.

¿Para qué hago este recuento? Este es un periódico virtual (Tuperfil) que lidera una persona que se profesa abiertamente cristiana, si bien es cierto que estamos en el tiempo de despertar de encausarnos en principios y valores que nos conduzcan a todos a vivir junto en paz y armonía, no es menos cierto que aquí nadie está libre de pecado! A los que hoy quieren vetar y castigar por nombrar a “aves de rapiña y gavilanes” en sus canciones les recuerdo que el Cóndor es un ave de rapiña símbolo de nuestro escudo al que muchos de esos que hoy saludan en canciones le juraron hace poco antes de entrar al Congreso servir con principios y valores a nuestra nación! ¿Entonces, cuál es aquí la cuestión?

¿Por qué no ocuparse de generar empleo para aminorar la piratería ocupando así a aquellos que buscando su sustento desequilibran el sustento de las empresas legales dedicadas a la música? Y ojo! Esto no se soluciona de la noche a la mañana con Leyes y Decretos, pues serian letra muerta por el enquistado hábito cultural de nuestra tierra de generar recursos a través de la ilegalidad, esto es un asunto de toma de consciencia colectiva, de suma de voluntades para emprender juntos esos cambios de paradigma.

Si nos vamos a los términos cristianos, escrito está “Dónde abundo el pecado sobreabundo la gracia” (Romanos 5:20), es tiempo de dejar atrás la actitud de fariseos y comenzar a aceptar que aquí nadie está libre de pecado y como tal nadie tiene el derecho o potestad de salir a señalar o tirar piedras!  De todo esto podemos salir victoriosos y felices si lo reconocemos sin hipocresía que el saludo y cortesía a aquellos mafiosos en las canciones ha sido el pan de todos estos días y que en medio de ese pecado puede sobreabundarnos también la gracia si lo reconocemos!

Estamos en tiempo de Paz y reconciliación.

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…