Un recluso del patio 5 de la Penitenciaría de Alta y Mediana Seguridad de Valledupar, conocida como La Tramacúa, viene siendo objeto de violaciones a sus  derechos, y que se vienen magnificando por los graves  problemas de salud que viene padeciendo.

“Mi hermano ha recibido mala atención medica”, dijo Jazmín Acosta, familiar de Jaison Pacheco, el hombre de 46 años que está privado de su libertad, el cual desde hace siete meses le fue amputado un dedo de un pie por complicaciones en salud, pero actualmente su situación es más complicada, pues una bacteria le afectó sus dos piernas y ahora no puede caminar tras presentar una enfermedad similar a la elefantiasis.

De acuerdo con Jazmín, el recluso, quien tiene tres hijos, de los cuales uno con enfermedad especial,  se afectó más por negligencia médica cuando fue intervenido quirúrgicamente porque no le dieron tiempo de reposo en la clínica, ni mucho menos le querían garantizar el permiso para su atención, sino que le insistían en brindarle el servicio al interior del centro penitenciario.

“Hemos sido tildados de delincuentes”, dijo la hermana de Jaison Pacheco al exponer que desde hace cinco días fue hospitalizado en el Rosario Pumarejo de López su pariente, el cual los dos primeros días no recibió alimento y cuando su familia ha intentado acercarse a pedir mejor atención porque el miembro del Inpec no le ayuda ni a ir al baño, han sido agredidos verbalmente.

Recientemente la familia del recluso le fue recibió apoyo de la Defensoría del Pueblo.

Redacción Tuperfil.Net

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Tuperfil Valledupar

Puedes leer.

Esta es la nueva junta directiva del Circulo de Periodistas de Valledupar

En una asamblea que se tornó amena y en paz, como pocas veces en la historia del gremio, f…