Algunas rutas de buses de servicio público son acompañadas por las autoridades, con el fin de que estos vehículos no sean violentados por los vándalos los cuales, en las últimas horas, han ocasionado desmanes en algunos sectores de Valledupar.

Los buses que son vigilados por la Policía Nacional son conducidos hacia el barrio La Nevada, de igual manera los uniformados se trasladan hasta el parque Los Algarrobillos, para que los pasajeros puedan estar en total tranquilidad y puedan llegar hasta sus sitios de trabajo o viviendas.

Cabe señalar  que los vehículos adscritos a la empresa Transvalle en días pasados fueron violentados por delincuentes, quienes arrojaron piedras a estos carros. Todo estos disturbios han ocasionado que haya temor en la comunidad vallenata, es por eso que los agentes de la Policía han custodiado los buses que se desplazan hasta los lugares más vulnerables de Valledupar.

Algunos pasajeros se montan con la incertidumbre de que puedan ser agredidos por los malhechores, mientras tanto, otros sienten total confianza y acceden a montarse a los buses. Relatan los usuarios del transporte público que a pesar de que solo pagan 500 pesos le temen a los violentos, pero que se arriesgan a tomar los autobuses para llegar a tiempo al sitio indicado.

Uno de estos usuarios es Enrique Rojas, señalando que la movilidad en Valledupar ha estado pésima y que hay demasiadas personas para poco transporte. Agregó además que es eficiente la vigilancia por parte de la Policía, porque esto hace que la mayoría de ciudadanos acudan a los buses.

‘’Muy poco agarro bus, pero por el Decreto me ha tocado. Lo malo es que hay bastante gente y los buses son pocos aunque pasen a cada rato. Lo que hacen las autoridades es bueno  porque les garantiza seguridad a los ciudadanos, pero hay que tomar mayor control en cuanto a los desmanes’’, dijo Enrique Rojas, usuario de los buses de Transvalle.

En cambio, otros de los usuarios dijo todo lo contrario. Su nombre es Lily Acosta, actualmente labora como aseadora en una empresa de salud y expresó que con la Policía no hay seguridad. Ella toma el bus con temor de que pueda ser violentada, ya sea por el Esmad o por los delincuentes. Según señala esta mujer entre estos dos hay poca diferencia.

‘’Ya el Esmad se está comparando con los delincuentes, vemos como son denunciados. Yo tomo otra ruta, pero para la Nevada no me meto, ni loca. Eso por allá es feo, la gente sale agredida, no quiero ser una más’’, aseguró Lily Acosta, usuaria.

El cubrimiento de las rutas continuará como han sido establecidas por parte de Transvalle que a pesar de que los vehículos han sido violentados, sigue prestando sus servicios.

A su vez señala que el costo del pasaje hasta el 15 de febrero será de 500 pesos, y a partir de la fecha volverá a su precio normal que es de 1.300 pesos.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Concejales parranderos de Chimichagua en la mira de la Procuraduría

En el ojo del huracán quedó el grupo de concejales de Chimichagua que celebró el cumpleaño…