La remodelación del Estadio Armando Maestre Pavajeau, el cual estará en capacidad de recibir a 4 mil 500 personas podría venirse al piso si no se le hace un llamado oportuno a la empresa contratista. Así lo afirmó el ex concejal de Valledupar Fabián Hernández y quien trabajó como supervisor de la obra.

Con una inversión cercana a los 35 mil 645 millones de pesos, la Gobernación del Cesar le apunta a brindar un escenario deportivo de categoría a los vallenatos, pero hoy ese sueño parece que no llegará a ser real si el consorcio Construcción GMP y Grupo Capital, quienes realizan dicha construcción no ejecutan la obra con las especificaciones plasmadas en el contrato, ya que según Fabián Hernández, quien supervisa desde hace tres meses la obra, hay muchas anomalías en la reconstrucción del mismo.

En la denuncia pública, el supervisor de la obra insiste en que hay inconsistencias en el modelo de ejecución de la misma lo cual podría traer consigo el colapso de la edificación. Entre ellas destaca las falencias en la resistencia del concreto, señala que hay desplazamiento de columnas, muros desplomados, alteración en el modelo de la mezcla, cilindros que no dan mayor resistencia, y según lo dicho por Hernández, hasta problemas ambientales y de acoso laboral.

estadio 4

“Yo tengo evidencias fotográficas y las haré públicas, porque como veedor de la ciudadanía, quiero que se corrijan estas inconsistencias antes de que vaya a suceder un colapso” puntualizó Fabián Hernández.

La obra que cuenta con dos períodos de entrega, de la cual el primer plazo será hasta el 31 de diciembre del 2014, y el segundo se extenderá hasta el 25 de agosto del 2015, que sería la fecha de finalización estipulada, podría entonces estar siendo un escenario de peligro para sus visitantes si no se hacen las correcciones pertinentes, según indica el ex concejal de Valledupar.

El supervisor de la obra añade estar dispuesto a dar un debate público ante los entes de control para que se verifiquen las presuntas anomalías en la construcción, quien además señala que la empresa interventora de la obra, se ha pronunciado respecto a estas anomalías y les ha hecho llegar varios oficios al consorcio Construcción GMP y Grupo Capital, especificándole con evidencias y conceptos técnicos, la mala calidad de la obra, pero al parecer han hecho caso omiso a estas sugerencias y no han tomado medidas para corregir dichas inconsistencias.

Me persiguieron porque les estorbaba

Por su parte el maestro de obra Oscar Obando, dijo a Tuperfil.Net que él fue despedido por parte de los contratistas, debido a que en reiteradas oportunidades les hizo caer en la cuenta que se estaban adelantando trabajos sin los procedimientos correctos.

Por ejemplo según Obando, el material friático sobre el cual está siendo construido el estadio, no ha sido lo suficientemente tratado, lo que podría derivar en que al colocar la primera plancha de la grada, se venga al suelo.

Este detalle le fue dado a conocer al contratista por parte de Obando, sin embargo lo que le decían era que trabajara y no opinara. “ Me fueron llenando de llamados de atención, de memorandos para luego despedirme” aseguró Obando, quien lamentó que una obra que con tanto esfuerzo y entusiasmo ha liderado el gobernador Luis Alberto Monsalvo, pueda terminar ocasionando una tragedia.

Asegura el maestro de obra, que la contratista ha ido despidiendo al personal oriundo de Valledupar, porque es el que les hace caer en la cuenta de los errores. “ Han terminado trayendo gente de otras partes del país a reemplazar la mano de obra de aquí, porque a ellos no les duele lo nuestro”.

Asegura Oscar Obando que su denuncia no es producto de que haya sido despedido por la empresa constructora, aunque agradece estar fuera para poder asegurar que la obra del estadio de Valledupar podría ocasionar una tragedia en el corto plazo.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…