En los años 60 el oficio de los peluqueros entró en crisis. La proliferación de hippie en Antioquia, hizo que don Horacio Vargas se fuera de su tierra, en búsqueda de un mercado a donde aún a los hombres les gustara cortarse el cabello.

Tenía solo 18 años de edad, y contrario a lo que pasaba con la mayoría de los interioranos que han llegado a la costa, a él no lo desplazó la violencia si no la moda. Los hombres en su mayoría se enamoraron de dejarse crecer el cabello, y se olvidaron que a los peluqueros había que darles de comer.

Recorrió media Colombia. Paso por el Urabá, Turbo, Maicao, Santa Martha, por Barranquilla hasta que llegó a Valledupar, donde el señor Valentín Quintero le ofreció administrar una peluquería que había colocado adjunta a su naciente hotel Vajamar. La barbería fue bautizada con la razón social de Barbería Mary, por el nombre de una hija del próspero empresario. “Estaba el algodón en su apogeo” dice este peluquero que hoy día cuenta con 72 años y quien se enamoró de la ciudad por lo pequeña pero acogedora. Además como el mismo lo asegura, en esa época por aquí se “movía mucho billete”.

Pero ese no era el negocio de don Vale. Un día tomó la determinación de cerrarla, por lo que el joven Horacio decidió arrendar un local a media cuadra del hotel. Colocó la barbería usando la misma razón social, cosa que a su ex patrón no le molestó.

Ahí, en la barbería de don Horacio, el tiempo parece haberse detenido. “ En este local llevo 37 años y medio” dice don Horacio, quien por la época de arrancar su negocio no tenía que enfrentarse a los salones de belleza.

“ Bueno en forma no, porque todavía existo cierto. Tengo mi negocio, ya no se mueve como antes” dice Horacio, al referirse a la competencia que tiene ahora de los salones de belleza. A ellos se ve enfrentado y a las academias que cada tres meses saca nuevos estilistas y montan salones en su casa o en la vía pública. “ Y hay mucha competencia desleal, y eso si lo he sentido bastante” asegura.

IMG_0145

Peluquería para machos

Horacio Vargas toma con maestría las tijeras en su mano derecha, mientras en la izquierda tiene agarrada la peinilla. Las mueve por un cabellera blanca hasta dejarlo bien pulido, para luego desplazarse a las cejas y a los bigotes del señor Guzmán Quintero. El viejo padre del periodista asesinado Guzman QuinteroTorres, no acude a otro sitio a dejarse peluquear, lo hace a la barbería de su amigo de toda la vida. Ambos hablan sin prisa, viven sin prisa y recuerdan las anécdotas del viejo Valledupar en el que han vivido casi toda su vida.

Don Guzmán termina, se va elegante, sube en su viejo Patrol a seguir sus vueltas. A lo mejor en búsqueda de abejas, esas que cría como su fueran sus nietos.

Entre tanto don Horacio lo ve marchar, se limpia las manos y se sienta a esperar que otro cliente llegue. Debe ser hombre, no porque sea una condición suya, sino porque las barberías las hicieron para el sexo masculino. “Yo tengo clientes aquí que se motilan conmigo hace 45 años” dice Horacio. “Mujeres vienen aquí solamente a traer los niños” acota el peluquero. La verdad nos sorprende, de que aún existan mujeres que a sus hijos no los lleven a los salones de belleza modernos, sino a las peluquerías en donde aún persisten las viejas poltronas, rígidas, de esas buenas pues fueron fabricadas cuando las cosas las hacían para toda la vida.

Cortes modernos

Las barberías se caracterizaban entre otras cosas porque los cortes siempre eran los mismos. Por lo general, y especialmente a los niños, se les dejaba el cabello corto atrás y con un copete al estilo militar. Pero aunque en la barbería Mary el tiempo parece haberse detenido, en lo que si se ha evolucionado es en los cortes.

Horacio Varas asegura que motila a la gente como quiera. Si el cliente quiere el cabello corto, se le deja corto, pero si exigen un corte moderno también se le tiene. No obstante puede que haga el corte que el cliente quiera, pero don Horacio lo que si no puede brindar es el servicio de lavado de cabello, porque según él “ aquí se motila como hombre”.

 

Crónica

Por Limedes Molina Urrego

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Movimiento Nacional Carcelario alerta sobre intereses corruptos del INPEC y la USPEC en el proyecto de reforma carcelaria

A través de un extenso comunicado, el Movimiento Nacional Carcelario, ( MNC )denunció la i…