El corregimiento de Los Tupes en el municipio de San Diego mojó prensa varias veces a nivel nacional. Lo hizo porque los grandes medios ponían sus ojos en la población, debido a que eran constantes las incursiones de grupos armados, que llenaron de sangre las calles del pueblo.

En un solo día, los grupos ilegales asesinaron a ocho personas, entre ellos a 4 niños durante una incursión en el año 2001. Las ráfagas de fusiles retumbaban en este humilde pueblo habitado por campesinos, a los que las AUS acusaban de ser cómplices de la guerrilla.

“ Tuvo muy mal tratado Los Tupes. Esto fue invivible, ni que decirle. Uno bajo las camas” dice Orlando Enrique Guerra Gutiérrez, un labriego de 67 años quien nunca quiso salir de su pueblo a pesar de la zozobra en que vivieron.

Pero las cosas han cambiado. Luego de la desmovilización de las AUC, de la seguridad democrática aplicada por el gobierno de Uribe y por las políticas de recuperación del gobierno nacional de Santos que ha logrado restituir tierras a las personas que fueron despojadas de las mismas, el ambiente es diferente.

Así lo reconocen los habitantes de Los Tupes, mientras reciben la visita del gobernador Luis Alberto Monsalvo, cuyo gobierno recuperó la vía de acceso y adelanta la construcción de la plaza del pueblo, que será en poco tiempo una de las mejores obras que lleve a cabo esta administración.

“ No teníamos agua, no teníamos parque nuevo” dice con lágrimas en los ojos la señora Manuela Molina de 80 años de edad, quien camina lentamente apoyada en su bastón, al tiempo que le agradece al gobernador por voltear a mirar hacia Los Tupes.

Pero siempre falta algo. En Los Tupes le pidieron al gobernador que los ayude a tener gas domiciliario, ya que comprar un cilindro mensual, les significa el desembolso de 45 mil pesos, mucho dinero para la pobreza.

 

 

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…