Tal como se temía, varias de las marchas convocadas por las centrales obreras del país este 28 de abril, terminaron en diferentes ciudades. Las más afectadas fueron Bogotá y Cali

Aunque la jornada comenzó de manera pacífica, a medida que iban transcurriendo las horas, los ánimos comenzaron a caldearse. La primera ciudad en donde se comenzaron a evidenciar los desmanes fue la capital del Valle del Cauca, donde el alcalde decidió adelantar el toque de queda desde las 3 de la tarde. 

En Cali, el más afectado por la turba fue el sistema de transporte masivo Mío, cuando algunos de los buses fueron vandalizados, resultando seriamente averiados.

Pero el peor símbolo de las protestas por lo menos en Cali fue lo ocurrido con el monumento de Sebastián de Belalcazar, donde los vándalos terminaron echándolo al suelo ante la mirada impotente de agentes de la Policía.

Y aunque en la mañana la situación estuvo en calma, como siempre ocurre en horas de la tarde los vándalos comenzaron a aparecer en la capital de la república. Uno de los sitios atacados, fue el canal de televisión RCN, donde hubo daños a la infraestructura.

Posteriormente en la plaza de Nariño donde los vándalos hicieron de las suyas, siendo repelidos por la fuerza pública. Entre tanto el Transmilenio debió cerrar sus operaciones más temprano.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Nacional

Puedes leer.

Ya son 42 los muertos por protestas del paro nacional

Así lo informó la mañana de este martes la Defensoría del Pueblo mediante un comunicado do…