!”Mírenme a mí, aquí estoy a pesar de que no estudie. Mírenme a mí, aquí estoy, a pesar de las palizas que me dieron mis padres”.

Así se refieren aquellos hombres que a pesar de las circunstancias que vivieron en sus años mozos, siguen vivos. ¿Pero viven bien?. ¿Son ejemplo para los demás? ¿No viven con traumas, son exitosos siempre?

Me recuerdan estos personajes al Representante antioqueño Daniel Carvallo. “ Fumo marihuana hace 25 años y aquí estoy”.  Y si usted lo mira bien, si lo escudriña de pies a cabeza, le cree; el hombre fuma marihuana. ¡No existe la menor duda!.

El congresista salió en defensa del uso recreativo del cannabis, pero no solo lo hizo él, lo hicieron la mayoría, la marihuana se apoderó del congreso. ¡Lo que le faltaba a la honorable corporación!. Brujos, marihuaneros, y quien sabe que más hay allí dentro.

Ahora bien, el Congreso representa lo que somos como país. Un país diverso, lleno de viciosos, de brujos, de gente honorable, de bandidos, de todo. ¡Tolerancia!, a practicarla!.

Legalizar la marihuana, es como legalizar el aborto, la eutanasia . El Estado se rinde, sus instituciones no pudieron, se declaran impedidas, les quedó grande combatir y controlar, le queda más fácil darse por vencido y legalizar.

Solo nos queda la célula principal de sociedad, las familias. Allí decidimos los padres si las reformas en el Congreso se aplican, o si los principios de siempre, se imponen.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Comenzó el corre corre

Comenzó el corre corre. Todos queremos tener el ultimo iPhone, la camisa de moda, los zapa…