Indígenas Wayuu que llegaron a Cuatro Vientos, localidad adscrita al Paso, Cesar, a fin de trabajar recogiendo guineo y tomates en bananeras cercanas al territorio, pero realmente están tirando pico y pala, viven en condiciones infrahumanas y no cumplen con las medidas de bioseguridad.

“Están siendo explotados laboralmente”, dijo Carlos, a quien llamaremos así por proteger su identidad, al denunciar que, pese a que los indígenas fueron traídos con engaños, no les pagan lo que les corresponde, agregando que por ese mismo motivo las personas de ese territorio ya no aceptan trabajar con la multinacional.

De acuerdo con Carlos, esta situación se ha convertido en un problema de salud, ya que son más de 60 indígenas, entre niños, jóvenes y adultos, que ahora hacen parte de la población, siendo verdaderamente preocupante que los que viven tanto en vivienda como en la calle estén todos reunidos en un mismo lugar sin ni siquiera portar un tapabocas, por lo que hizo un llamado a la administración local y departamental para que se apersonen de la situación.

Muchos de los indígenas Wayuu se han regresado a sus tierras porque las condiciones no eran las que esperaban, un vehículo los recoge a las tres de la mañana y regresan a las 8 de la noche.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

Puedes leer.

Intentan robar líneas de energía

Los últimos días, delincuentes han hecho de las suyas con Afinia. La noche del pasado domi…