Cuando apenas comenzaba este periodo de gobierno, el Alcalde Augusto Ramírez Uhía tuvo la deferencia de invitarme a una reunión en la sala de juntas de la Alcaldía. Quien me llamó me dijo que dicha reunión que era con periodistas, así que imaginé que estaríamos varios directores de medios en el encuentro, pero, ¡ oh sorpresa!, el único periodista no miembro de su equipo de comunicaciones, que se encontraba en dicho recinto era yo. Después de entender que no estaba en el lugar equivocado, me puse cómodo y me dispuse a participar del honor que el mandatario recién elegido me estaba haciendo.

Se trataba de una reunión en la cual el Alcalde quería escuchar propuestas relacionadas con el manejo de las comunicaciones de su gobierno que apenas comenzaba. Así entonces,  cuando me llegó el turno de hablar, propuse varias cosas, pero la más importante – por lo menos para mí – consistía en comenzar a bajar el perfil de Augusto Ramírez Uhía, pues consideré, que a pesar de llevar pocos días en el gobierno, ya el joven mandatario tenía saturadas las redes sociales con informaciones relacionadas con las acciones de su dinámica administración.

Les expliqué al Alcalde y a sus colaboradores, que es mejor dejar ciertos pronunciamientos en boca de otros funcionarios, como sus secretarios por ejemplo, para que estos fueran sufriendo el desgaste y no el burgomaestre. Parecería perverso, pero consideré que si seguía nuestro Alcalde en ese bombardeo de informaciones, en menos de dos meses, su imagen estaría desgastada y por ende, caería el nivel de aceptación.

Ese día sudé a cántaros en medio de mi intervención por un problema de salud que presentaba, pero la verdad, hoy casi cuatro años después, creo que la mirada inquisidora de esos que se preguntaban cosas como, ¡ quién es este atrevido!, me pusieron nervioso.

Para no alargarles esta parte de la historia, ese fue el primer y último día que me sentí cercano al gobierno de nuestro señor Alcalde, porque jamás volví a ser invitado a una reunión de este nivel.

Y era obvio, la política del señor Alcalde era clara; ¡cacarear todo!, hasta el primer día de sus niños en el colegio, y cosas así por el estilo. Pero, cuan equivocado estaba Augusto Ramírez Uhía. Garrafal error pretender convertirse, por muy alcalde que se sea, en el centro de la atención de todos, en el centro del universo, porque como dicen por ahí, ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. Y creo que este santo estuvo demasiado expuesto a la luz, se notó demasiado ego, mucho protagonismo, empalagó a la opinión pública.

Ahora que se está discutiendo entre los periodistas especialmente, las razones por las cuales Augusto Ramírez Uhía se convirtió en otro Alcalde que no pone sucesor, el primer crucificado es la oficina de comunicaciones pues de ella depende el manejo de la imagen. Y tal vez algo de culpa tenga, pero la labor de un asesor es esa, la de asesor. La de hacedor la hace el mandatario, pues es quien dice a la postre, si o no a lo que se le recomienda, y estoy seguro que a nuestro Alcalde, le encanta mostrar todo, hasta lo trivial e insulso.

En política no todo se muestra, por lo menos no en cualquier momento. Creer que todo lo que hace un gobernante es digno de ser registrado, es un paradigma que deben sacarse de la cabeza tanto quienes gobiernan como quienes comunican.

¿Se han dado cuenta ustedes que estos dos últimos gobiernos departamentales han ejecutado obras a tutiplen, como ninguna otra en la historia del Cesar?. Pero, ¿ han saturado en las redes?. Ambos mandatarios han mostrado, pero no se han sobreasado.

Insisto, eso depende no del asesor de comunicaciones solamente, sino del mandatario y de su talante.

Ahora bien, hay que entender que tantas obras construidas, no podían dejarse en el anonimato. Daban ganas de cacarearlas, pero con mesura sin personalismos.

Por último, es una lástima que las comunidades que hoy se ven beneficiadas con las cientos de obras que deja Augusto Ramírez Uhía, no le correspondan como él quisiera. También es cierto que un poco de ingratitud hay de todos modos entre quienes tienen parques y calles nuevas y que tanto rogaron a otros gobiernos, pero que solo se hicieron realidad en este.

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Dos policías heridos durante accidente de tránsito

Gravemente heridos resultaron dos patrulleros de la Policía en el municipio de La Jagua de…