“La traje porque quien se la aguante si no la disfrazo” dijo a Tuperfil.Net Magali, una ama de casa que llevó a su pequeña de ocho años a una de las actividades promovidas por la administración municipal durante la celebración del día de los niños o de brujitas. Ella, sudaba  pero reía al ver a su niña disfrazada de angelito en medio de una danza amenizada por payazos.

3
Carlos Calderón, gestor cultural.

Magali es una de las tantas mamas que el 31 de octubre obedece a las órdenes que le da su hija. “Ella es la que  manda mijo” nos dijo resignada y feliz a la vez, porque el día de las brujitas ve sonreír a su niña rodeada de otros niños que no saben que celebran, pero parecen disfrutarlo.

El Halloween no es precisamente una fiesta muy autóctona que digamos. Así lo destaca el gestor cultural Carlos Calderón, quien en diálogo con Tuperfil.Net dijo que desde la misma palabra con la que se llama a esta fiesta se denota que se trata de algo importado.

Para Calderón la fiesta del 31 de octubre en el que los niños salen a pedir dulces disfrazados de toda clase de personajes, no podría ser colombianizada nunca, “Porque no es de nosotros, si nosotros hacemos aquí un encuentro de danza folclórica bien, pero no venir con la intención de que en cada 31 de octubre hay que hacer una fiesta de niños” anota Calderón señalando que esa fiesta puede  hacerse en cualquier momento.

Disfraces y personalidad

Pero más allá de lo cultural, es increíble pero la influencia que ejercen los disfraces que se colocan los niños el 31 de octubre es muy fuerte. Así lo señala la psicóloga Estefany Fajado, quien precisamente lidera el programa de infancia y adolescencia de la administración municipal.

2
Psicóloga Estefany Fajado

Para la experta, aunque no hay un disfraz recomendado para que usen los niños, los padres deben tener en cuenta que estos deben estar dentro de sus normas y valores. “ Aunque el disfraz no influye en la personalidad del niño, este va a imitar al personaje del que está disfrazado y va a querer ser como el personaje del que se disfraza” señala Fajardo, al pedirle a los padres que tengan muy en cuenta de que van a disfrazar a los niños, ya que en muchas ocasiones los disfrazan de personajes de terror que ellos no saben ni que significado tienen. “ Si se disfraza de un mostro, va a querer ser un monstruo, si se disfraza de policía querrá ser policía” anota la psicóloga.

Fiesta peligrosa

Sumado al hecho de que se trata de una fiesta extranjera y que sus protagonistas, niños y niñas no tienen ni idea de por que participan en ella, esta celebración se torna en una verdadero dolor de cabeza para la Policía.

En solo el año 2013 durante la celebración de Halloween desaparecieron 12 niños en el país, lo que hace evidente que se trata de una fiesta peligrosa para la infancia.

A esto se suma el desgaste al que se somete a la Policía, la cual destina gran parte de su personal a cuidar a los infantes, tal como ocurrió en Valledupar este 31 de octubre, cuando casi todo el personal de la institución estaba destinado a este cuidado.

Aunque la Alcaldia montó una jornada en el parque de los Algarrobillos en horas de la mañana para que los niños no salieran a pedir dulces en la noche, en la zona especialmente el típico canto de triki triki  es escuchó sin parar, hasta altas horas de la noche.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…