Alfredo Vega, alcalde de Aguachica
Alfredo Vega, alcalde de Aguachica

La temperatura promedio en Aguachica es de 35 grados centígrados, pero la sensación térmica puede ser de 41 grados centígrados a eso de las dos de la tarde. Es uno de los municipios más calurosos del Cesar, y es considerada la segunda ciudad del departamento. Pero ser lo segundo de poco le sirve a sus habitantes y el calor se siente más porque no hay agua para mitigar el bochorno.

El problema de Aguachica es antiquísimo. Hace muchos años el servicio de agua es intermitente, a tal punto que el gobernador Luis Alberto Monsalvo lo calificó como Operación Totuma, a la costumbre de los habitantes de la población de bañarse sin uso de regaderas, porque les toca almacenar el preciado líquido.

“Acabaré con la operación totuma” dijo el entonces candidato, quien ofreció más cosas como un patinodromo y un nuevo hospital. Estas dos últimas obras se están convirtiendo poco a poco en realidad, pero la gente se sigue consumiendo por la sed.

¿La razón?. El alcalde de la localidad, quien por cierto es muy de los afectos del mandatario seccional, tiene la solución en sus manos pero no ha permitido cristalizarla. A decir del diputado Julio Casadiego, oriundo de esa población, Alfredo Vega se ha obstinado a no incluir a su municipio en el Plan Departamental de Aguas.

“Considero que aquí ha faltado gestión por parte de las administraciones locales, ha sido imposible sentarnos en la misma mesa por el alcalde de Aguachica” dice Casadiego, al destacar la buena voluntad del gobernador y del gobierno nacional. Este último sin embargo ha sido claro en el sentido de que solo si el municipio ingresa en el plan departamental, habrá inversiones para solucionar el eterno problema de la falta del preciado líquido.

¿Cuál es el miedo?

Una de las razones que podrían estar dificultando que Aguachica sea incluida en el Plan Departamental de Aguas es el temor del alcalde a perder el manejo del acueducto de su población. Sin embargo, aclara el diputado Casadiego, se trata de un temor infundado, debido a que las experiencias que existen en el país, muestran  lo contrario.

“Hay municipios como Codazzi que desde que se vinculó al plan ha recibido unos 20 mil millones de pesos. Hay que acabar con el estigma de que las empresas de servicios públicos pierden el manejo de las empresas” dice el miembro de la Duma.

Compran el agua

En Aguachica como ocurre en municipios como Maicao en La Guajira, a los habitantes les toca adquirir el agua en pimpinas. Julio Casadiego confiesa que a él le toca adquirir un caro tanque mensual para su residencia. “Me imagino como hace la gente de menos recursos para poder adquirir el agua” se lamenta el diputado.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…