A los corregimientos de Valledupar se han traslado muchos de los parranderos que han dejado de consumir licor en el casco urbano.  De acuerdo con habitantes de esas poblaciones, los fines de semana son muchas las parrandas que tienen lugar allí, protagonizadas por personas que llegan de Valledupar.

Es el caso del corregimiento de Aguas Blancas, donde de acuerdo a Juan Jiménez, no ha sido necesario que allí exista un sitio turístico en particular que atraiga a los parranderos, porque departen con equipos de sonido a alto volumen en las puertas de las residencias.

Lo mismo ocurre en Azúcar Buena y La Mesa, a donde los fines de semana se desplazan muchas personas, tanto a consumir licor como a hacer deporte sin conservar las medidas bioseguridad.

Lo que no entiende la ciudadanía es cómo logran estas personas movilizarse por las vías, sin ser sometidas a las pruebas de alcoholemia.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

Puedes leer.

Pliego de cargos contra miembro de junta directiva de hospital de San Martín

La Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos contra la miembro de la Junt…