Los padres de un joven de 25 años de edad, denunciaron que la muerte de su hijo en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica Santa Isabel ocurrida la mañana de este jueves, fue producto de negligencia médica.

La señora Mirian Maldonado, madre del joven John  Anderson Maldonado, oriundo de Bucaramanga, dio a conocer que su hijo se accidentó hace 15 días entre Pelaya y La Mata, de donde fue conducido a un hospital en Pelaya, para luego ser trasladado a un centro hospitalario de Aguachica. Allí su salid se complicó, sin embargo en vez de ser trasladado a una clínica en Bucaramanga, fue llevado a la clínica Erasmos de Valledupar, de donde fue trasladado a la  clínica Santa Isabel donde el mismo joven pidió que lo entubaran debido a que tenía complicaciones para respirar.

Cuando el joven fue remitido hacia una clínica en Bucaramanga, la clínica Santa Isabel se opuso señalando que ellos les estaban prestando un buen servicio.

La señora dijo que en la Clínica Santa Isabel se quedaron esperando una traqueoctomía que requería y solo hasta este miércoles anunciaron que le iban a realizar el procedimiento.

En la visita se dieron cuenta

Sin embargo el miércoles cuando los padres de John  Anderson ingresaron a la hora de visita pudieron observar al joven que se encontraba morado y frío, al tiempo que se percataron que los equipos de observación estaban descoordinados.

Pese a que el personal médico entregó algunos argumentos a los padres del joven, estos pudieron observar que su corazón no estaba latiendo.

Fue entonces cuando los familiares de los otros pacientes también observaron que los ventiladores no funcionaban, mientras las enfermeras corrían de un lado hacia el otro.

Una de ellas les explicó entonces que se había presentado un daño eléctrico dentro de la clínica por lo cual se presentaba un descontrol de los equipos.

Minutos después las enfermeras comenzaron a oxigenar de manera manual al joven con una bomba.

Al salir de la UCI, los padres del paciente se percataron que la luz se había ido, y en medio del desespero junto a los otros familiares. Minutos después le informaron que a su hijo le había dado un paro cardiorespiratorio.

Este caso será denunciado ante las autoridades por parte de los afectados, debido a que no entienden como la vida de un joven se perdió por problemas de energía en un lugar que debe garantizar energía 24 horas a sus pacientes.

 

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Judicial

Puedes leer.

Disfrazados de militares traficaban combustible

En un puesto de control adelantado por personal de la Policía Fiscal y Aduanera y con el a…