ESCUCHE Sirley Méndez

Los vendedores informales que ejercen su actividad en el balneario Hurtado y en el parque La Provincia, han tenido el peor año de sus vidas. Como la mayoría de los comerciantes del país, la pandemia los ha afectado demasiado, a tal punto de estar más endeudados que antes de comenzar la emergencia sanitaria.

Es por esto que ahora que se comenzaron a abrir diferentes sectores de la economía en Valledupar, ellos también están esperando que les den luz verde para reiniciar sus labores. Por ahora, una mínima parte de estos comerciantes se han atrevido a volver a trabajar entre otras cosas porque a decir verdad es escaso el público que asiste a esta zona, y porque temen a que sus mercancías sean decomisadas.

Sirley Méndez, presidenta de  la Asociación de Vendedores Informales del Eco Parque Lineal Río Guatapuri, dijo que para hacerle frente a esta crisis, solo al principio de la emergencia, recibieron unos mercados por parte del gobierno de Mello Castro, pero del resto, no han vuelto a recibir ayudas que les permita solventar sus gastos.

Anotó Méndez que están a la espera de que el Municipio les autorice los protocolos de bioseguridad a implementar en ese lugar, para lo cual ellos se vienen preparando, no obstante esperan que la administración los capacite en dicha puesta en marcha de la nueva normalidad.

Hasta al momento, de acuerdo con los vendedores, solo la Secretaria de Salud del Municipio, ha estado suministrándoles unos tapa bocas y gel para usar durante el desarrollo de sus labores, pero lo que ellos están necesitando a decir verdad, es la posibilidad de trabajar, ya que el sector se comienza a llenar de nuevos vendedores que no están comprometidos con el cuidado del medio ambiente como ellos lo han estado.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Económico

Puedes leer.

Agrosavia y Uniandes se unen en la búsqueda de alternativas de conservación de forrajes

“Aditivos biológicos como alternativas tecnológicas para la conservación de los forr…