Que no pase nada, dijo el presidente Gustavo Petro antes de la marcha de ayer. El mandatario dio así garantías a los marchantes para ejercer su derecho a la protesta. 

Y se cumplió. No pasó nada. Por lo menos nada malo. La razón es obvia, en esta marcha salió gente decente que no atenta contra los bienes públicos para protestar, porque sabe que los bienes públicos son de todos.

Los que marcharon ayer no atentan contra la fuerza pública, porque saben que los policías son colombianos como ellos, al servicio de la institucionalidad, del lado de la legitimidad. Los que marcharon ayer no atacan a los medios de comunicación porque no le temen a la verdad. Por eso no pasó nada presidente. Nada malo.

Pero pensándolo bien si pasó algo durante la marcha. Pasó que la gente se expresó, alzó su voz, mostró su desacuerdo, presionó y logró un primer triunfo: tumba la reforma laboral, una reforma que no le convenía al país a decir de los marchantes.

Si pasó algo durante la marcha. La gente se hizo sentir, se hizo contar, y eso valentona a la oposición que de seguro sacará provecho el próximo mes de octubre cuando sean elegidos los alcaldes, gobernadores, concejales y diputados. Y si no se eligen los gobiernistas durante las elecciones de octubre, ¿seguirá el presidente dándole la espalda a las regiones?

No pasó nada malo durante las marchas, pero si pasó algo presidente.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

¿Son otros primera línea?

Son otros primera línea Cada quien interpreta su realidad de acuerdo con el entorno en el …