El asesinato de Johan Camacho Meza de 12 años de edad en el año 2013, no quedó en la impunidad. Su asesino fue condenado a 37 años de prisión en fallo de segunda instancia.

La condena se logró después de que la Fiscalía General de la Nación acusara a Cesar Enrique Torregrosa Daza del delito de homicidio agravado, por el crimen ocurrido el 16 de enero de 2013.

La contundencia del material probatorio de la Fiscalía permitió conocer que, el 11 de enero del 2013, el hoy condenado usó engaños para sacar a un menor de su residencia y llevarlo hasta una acequia ubicada al norte de la capital del Cesar.

Tras una angustiosa búsqueda adelantada por familiares y las autoridades locales, fue encontrado el cuerpo del menor con heridas producidas con arma cortopunzante a la altura del cuello.

Iniciadas las investigaciones, que fueron apoyadas por el grupo de Policía Judicial, se logró vincular a Torregrosa Daza, precisando que el hecho fue cometido para silenciar al menor de edad y de esta manera evitar se diera a conocer un hurto que días antes  había cometido.

En desarrollo del juicio oral, el organismo acusador logró probar la teoría del caso logrando un sentido de fallo condenatorio y una sentencia confirmada por el Tribunal Superior de Valledupar.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Judicial

Puedes leer.

Padre e hijo mueren ahogados en Media Luna

Una verdadera tragedia sacude a una familia del corregimiento de Media Luna municipio de S…