Jorge Fernández, director de la Corporación Autónoma Regional del Cesar (Corpocesar), reconoció la persistencia del comercio ilegal de especies en peligro de extinción en puntos críticos del departamento como los corregimientos de  Cuatro Vientos y Mariangola , pese a las medidas tomadas por la entidad.

La venta de animales silvestres, incluyendo aves exóticas y mamíferos como perezosos, se realiza con alarmante cotidianidad, comparable con la de productos de consumo diario. Fernández expresó su pesar al escuchar las justificaciones de los vendedores involucrados en estos actos ilícitos, quienes alegan falta de opciones laborales para sustentar a sus familias.

«¿Qué más hago? Si yo tengo una familia que sostener y aquí en Cuatro Vientos no hay nada que hacer», es la pregunta retórica que, según Fernández, enfrentan los funcionarios durante los operativos. Esta situación destaca la complejidad del problema, que va más allá de la aplicación de la ley y toca las fibras del bienestar socioeconómico de la comunidad.

En su participación en un foro del Congreso de la República, el director de Corpocesar abogó recientemente  por soluciones que incluirán alternativas laborales para reconvertir la economía de los vendedores ilegales. En una iniciativa piloto en Mariangola, algunos comerciantes han sido integrados al Centro de Atención y Valoración de Fauna de Corpocesar, encontrando en este un nuevo medio de vida.

Fernández advierte que sin un enfoque holístico que aborde tanto la conservación ambiental como la creación de oportunidades económicas, los esfuerzos de la policía, la fiscal.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Ambiental

Puedes leer.

Acusan a kankuamos por falta de agua en el corregimiento de Patillal

En entrevista con Radio Guatapuri, Víctor Daza, presidente de la Junta de Acción Comunal d…