La ministra de Trabajo, Gloria Inés Ramírez, ha afirmado que el enfoque inicial estará basado en la inflación de noviembre, que se espera sea cercana al 10%. Esta tasa de incremento, aunque vista favorablemente por el gobierno, es menor comparada con el aumento del 16% implementado en 2023.


En las futuras discusiones sobre el salario mínimo de 2024, el Gobierno Nacional planifica involucrar a diversos sectores y gremios para determinar la cifra adecuada. Es probable que el aumento esté atado al índice de inflación, con expectativas de un incremento que podría rondar entre el 9% y el 11%.

Una revisión publicada por La República argumenta que un incremento de dos dígitos en el salario mínimo podría no ser sostenible ya que potencialmente podría acelerar la inflación y obstaculizar la recuperación económica tanto a nivel empresarial como familiar.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT), que será parte de las discusiones gubernamentales, ha propuesto dos estrategias para mejorar el bienestar económico de los trabajadores. La CUT busca impulsar medidas que vayan más allá del salario básico, focalizándose en aspectos cruciales como el costo del combustible y las tarifas de servicios públicos.

La intención es fomentar compromisos que permitan reducir los precios de los combustibles y estabilizar las tarifas de los servicios esenciales, garantizando que los incrementos salariales no sean neutralizados por el aumento en estos costos. Desde la CUT enfatizan la necesidad de asegurar que los ajustes salariales se traduzcan efectivamente en un beneficio económico tangible para los trabajadores.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Económico

Puedes leer.

Gobernación del Cesar recibe facultades para supervisar proyectos mineros

Valledupar, mayo 20 de 2024 El departamento del Cesar podrá, por primera vez desde la Cons…