Amalayando juventud, añorando el pasado, muchos de los nacidos por allá en los 70 y antes, parecemos orgullosos cuando hablamos de las peleas que protagonizábamos en medio de juegos en las calles, cuando se jugaba en ellas, o en las puertas del colegio cuando nos tocaba llenarnos de valentía y enfrentar a ese grandulón que en el salón de clases nos la sentenciaba diciéndonos; nos vemos a la salida. No había día que, a la salida del colegio, alguien no se enfrentara a los golpes., así que esa práctica que hoy nos escandaliza no es nueva. La diferencia es que ahora todo queda registrado en videos que se hacen virales, como el más reciente ocurrido en las puertas del colegio Técnico la Esperanza.

Ahora que esta es una práctica que no sea nueva, no significa que nos tenemos que relajarnos. La misma sociedad de ayer que incurría en estos hechos, como la actual con el valor agregado de que el video se  hace viral,  estaba enferma, y esas peleas eran un síntoma.

¿Qué pasa en los hogares? ¿Los padres delegaron la educación al colegio y se desprendieron de esa responsabilidad?.  Pero más allá, ¿ hay padres en los hogares?.

La intolerancia hay que frenarla, desde los primeros años de vida, desde el colegio, desde la casa, o de lo contrario, nunca será una realidad aquello de la paz total.

Por Limedes Molina U

@LimedesMolinaUr

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Entre bomberos , ¿no se pisan las banderas?

No ha resultado en luna de miel, la relación de ninguno de los comandantes que ha tenido e…