En la cárcel de Montería, terminó recluido un interno que hoy debería estar en su casa, gracias a la medida de detención domiciliaria que le fue otorgada. Al parecer, por un error, el joven continúa tras las rejas en un penal lejos de su casa en Valledupar.

La situación fue dada a conocer por la señora Rosario Trigos, madre de Jorge Eliécer Campo, quien por hurto fue condenado y permanecía en la Penitenciaría de Valledupar.

Luego de cumplir el tiempo estipulado, de pagar una fuerte suma de dinero al Estado, un juez de la república le otorgó al recluso, el beneficio de casa por cárcel. Así las cosas, miembros del INPEC, adelantaron el operativo de traslado de Campo, pero en vez de llegar a su residencia, terminó en la cárcel de Montería.

De acuerdo con la madre del interno, cuando se estaba dando el viaje, su hijo le gritaba desesperados a los miembros del INPEC que para donde lo llevaban, y que estaban cometiendo un error, ya que tenía que ser llevado a su residencia, donde su familia lo esperaba.

“El señor Iván Zuleta, su abogado logró la casa por cárcel, y ahora dice que ese caso se le salió de las manos” aseguró la señora Rosario Trigos, visiblemente molesto, ya no solamente con el penal y con el INPEC, sino con el jurista que llevaba el caso del interno, el cual hoy dice que no puede hacer nada por él.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Judicial

Puedes leer.

Un año después de la tragedia, parientes de los Cujia siguen esperando que se haga justicia

Inconformes con el sistema de justicia, están los parientes de la familia Cujia, que perdi…