Luego de la muerte del compositor Romualdo Brito durante un accidente de carreteras en la vía a Curumaní, resurgió el debate acerca de la peligrosidad que representa la ubicación de árboles a cada lado de las vías, lo que se ha convertido en un verdadero peligro, ya que cuando los vehículos salen de la carretera, inmediatamente colisionan con dichos árboles.

Al respecto, Carlos Alberto Vega, Director de Tránsito del Departamento del Cesar, habló sobre la implementación del concepto de “vías perdonadoras” en el diseño de las vías en el departamento, que busca reducir la fatalidad de los accidentes presentados en estas.

Este concepto, aplicado internacionalmente, consiste en una serie de recomendaciones en el diseño geométrico de las vías que busca evitar que los accidentes generados por error humano terminen en fatalidad, y con ello, reducir el riesgo de la persona que transita.

En ese sentido, explicó que en Colombia, pese a que aún esto no se ha convertido en ley, se viene manejando a través de auditorías de seguridad vial en las cuales se evalúan las vías ya construidas o en etapa de diseño verificando que estas recomendaciones se estén cumpliendo.

Una de estas recomendaciones consiste en que no existan en las zonas laterales a las carreteras, a una distancia menor de los 18 metros, elementos contundentes que puedan generar que un error humano se convierta en fatalidad. Entre estos objetos se encuentran árboles, postes, alcantarillas, rocas, casas, y otros.

En ese sentido, manifestó que desde la Gobernación se viene trabajando en implementar estas recomendaciones en vías ya construidas, haciendo las modificaciones pertinentes, pero también en los proyectos futuros.

Todo esto se da en el marco de un acercamiento con las alcaldías de los municipios junto con la Agencia Nacional de Seguridad Vial con el fin de evaluar los puntos críticos de accidentalidad basado en los registros de los informes de la Policía Nacional de los últimos cinco años en el departamento.

Se busca determinar falencias en infraestructura, señalización o técnicas para las cuales se puedan tomar medidas de corrección; o fallas humanas para las cuales sería necesaria la intervención a través de campañas ciudadanas, con el objetivo de que poder implementar a fin de año las estrategias adecuadas para reducir el número y la fatalidad de accidentes en carretera.

Con respecto a la inversión de las estrategias, Vega sostuvo que por el momento el objetivo es realizar acciones de baja inversión pero con alto impacto, como lo es la gestión de formas de reducir la velocidad, principal actor en el aumento de riesgo de accidentes, a través de tecnologías, controles, señalizaciones y reductores de velocidad. Más adelante la idea es planear proyectos de mayor envergadura.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

Puedes leer.

Crean comité para intentar separar a varios municipios del Cesar

El inconformismo de muchos habitantes del sur del Cesar con respecto a la forma como se go…