La situación de David Ospina en Al-Nassr ha desencadenado una mezcla de furia y frustración. A pesar de su determinación por regresar a la acción tras la lesión sufrida en enero, Ospina enfrenta un panorama desalentador. La razón detrás de su enfado se encuentra en la restricción de cupos para extranjeros en el equipo, lo que le impide volver a la cancha. El técnico Luis Campos lo dejó claro: solo pueden usar a cinco extranjeros de los siete disponibles.

Este panorama incierto ha llevado al arquero colombiano a experimentar emociones encontradas. En un reciente entrenamiento, Ospina protagonizó un tenso enfrentamiento con su compañero Otavio. El portugués le ejecutó un penal a lo Panenka, lo que desencadenó la ira de Ospina, quien lo persiguió en medio de risas nerviosas de sus compañeros.

La frustración de Ospina se deriva de la abrumadora cantidad de extranjeros en el equipo, lo que lo mantiene en la banca al menos hasta principios de 2024. Su falta de continuidad ha influido en la decisión del entrenador de la Selección Colombia, Néstor Lorenzo, de confiar en otros porteros para las eliminatorias sudamericanas. Aunque Ospina ansía volver a la acción, su futuro en Al-Nassr luce incierto.

La hinchada ha manifestado su deseo de ver al arquero regresar a la titular, pero la regla de extranjeros lo tiene atrapado. Mientras la tricolor se prepara para enfrentar a Ecuador en las eliminatorias, Ospina deberá esperar al mercado de fichajes en 2024. Su regreso a Colombia, y posiblemente a Atlético Nacional, ha sido objeto de rumores. Sin embargo, por ahora, David Ospina debe lidiar con la desesperación que provoca la incertidumbre de su futuro en el fútbol árabe.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Deportivo

Puedes leer.

Denuncian trato discriminatorio a personas con movilidad reducida en estadio de Valledupar

Valledupar, marzo 4 de 2024. Un trato discriminatorio hacia las personas con movilidad red…