Deja vu, es posible que sienta uno cada vez que escucha radio. El río Guatapuri, volvió a arrasar humildes casas a orillas del afluente. Los semáforos están dañados. Las calles de Valledupar se convierten en piscinas. Ah, y si llueve no hay agua en muchos barrios de la ciudad. Y si es verano, peor. Que los manjoles se rebosaron, que volvieron a atracar, que en el atraco mataron a un ciudadano, que los lotes están enmontados, que los convirtieron en basurero público. Que las calles están reventadas, que las pavimentaron pero se volvieron a agrietar.

El deja vu continúa; a las afueras del Eduardo Arredondo en La Nevada una señora intenta sacar una cita pero nunca le contestan, pero si llama desde el celular de la señora de los minutos le responden inmediatamente. 

Los exfuncionarios de la alcaldía, se decidieron y se lanzan con la intención de convertirse en el próximo alcalde, y de paso dicen que la culpa de la inseguridad es de alcalde de turno.

 El candidato se convierte en mandatario municipal, y un mes después cambia el discurso. Ahora la responsabilidad por la seguridad, no es solo de él como alcalde, sino de todas las instituciones, y de la misma comunidad.

Deja vu o la carrera de la rata, o el circulo vicioso. Los problemas siempre los mismos, las noticias necesitan periodistas creativos para volver a contarlas o audiencias olvidadizas para asimilarlas de nuevo.  

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Comenzó el corre corre

Comenzó el corre corre. Todos queremos tener el ultimo iPhone, la camisa de moda, los zapa…