Luego de que el candidato a la Presidencia Gustavo Petro dijera que el petróleo es peor que la cocaína, han sido cientos las críticas que se han escuchado en el país, especialmente de sectores que defienden la minería.

El Presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas, Francisco Lloreda reconoció que existe un incremento en la temperatura a nivel global, por lo cual es necesario que se adelanten acciones para que este fenómeno no empeore.

Lloreda indicó sin embargo, que cada país hace su aporte al calentamiento del planeta, siendo Asia, América del Norte y Europa los que más aportan. El aporte de América Latina es del 0.04 a 0.06 por ciento, señaló que el aporte de Colombia con relación a estos gases de efecto invernaderos, no está precisamente en la actividad minera.

Comentó el Presidente que “Colombia podría pararse en las pestañas y no emitir ningún gas de efecto invernadero y aun así no cambiaría nada a nivel global si el resto de países no ponen de su parte”, al hacer referencia que esta es una batalla que debe librar el mundo de manera conjunta.

Para Francisco Lloreda la solución no está en dejar de hacer la explotación minera o satanizarla como algunos sectores políticos hacen, sino que la solución está en la transición a energías más limpias, pero haciendo este proceso de manera gradual, responsable y sostenible para el país.

¿Qué pasa si dejamos de explotar gas y petróleo?

El presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas señaló que, si se trata de forzar este proceso, solo se terminaría perjudicando a la población más pobre del país, “si le apostamos a acabar con la industria del carbón, petróleo y gas, solo significaría que Colombia pierda la autosuficiencia energética” por tal razón explicó que en dado caso, tendría el país que optar por la importación de productos con los cuales cuenta.

¿Cuándo comenzaríamos a sentir los colombianos este efecto en la economía?

Más allá de quienes hacen los planteamientos, dijo Lloreda que, si Colombia decide detener la exploración petrolera, esto significaría que comenzarían a caer las regalías, perder entre 20 mil a 30 mil millones de divisas al año, hacer la compra de gas, carbón, petróleo y derivados del petróleo a otros países y las reservas no dan para vivir eternamente en el país, analizó Lloreda que en un plazo de cinco a seis años, los costos de vida en Colombia aumentarían por un capricho político.

Acotó Lloreda que esta no es una industria que se terminará en diez años, ya que solo se arriesga el país al crecimiento de la pobreza y desempleo, mientras que otros países se enriquecen, debido a  que el futuro está en la transición a energías más limpias y no en la erradicación de la industria minera.

“Cuando un país tiene posibilidad de ser autosuficiente, es un contrasentido empezar a depender de otros países” acotó el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas.

En lo que respecta al uso del fraking para extraer más petróleo, Francisco Lloreda indicó que lo que los pilotos de estos proyectos ,  buscan es probar la seguridad de la técnica y el impacto ambiental que esto genera.

Por ultimo Francisco Lloreda fue claro en señalar, que el temor que sienten los críticos acerca de la exploración por medio del fraking, es que este termine comprobando que el procedimiento no es malo como han pretendido los que intentan satanizarlo.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Económico

Puedes leer.

Gobierno municipal confía en que Juegos Bolivarianos nos bajen del deshonroso segundo lugar en materia de desocupación en el país

Pasar por los escenarios deportivos en estos días y ver las graderías llenas, las personas…