El Jilguero de América, así fue apodado hace muchos años este hombre que le enseñó a cantar a los cantantes. Jorge Oñate, también conocido como El Ruiseñor del Cesar, fue el primero que por allá a finales de los 60, comenzó a darse a conocer como el vocalista de una agrupación vallenata, en momentos que era el acordeonero, era el amo y señor de los conjuntos.

Su portentosa voz, hizo que obviamente no pasara desapercibido en ninguna parte, donde llegaba a animar con el ” vallenato grueso” que caracterizó a los juglares de la época.

Aunque Jorge Oñate había estado delicado de salud al presentar un cuadro respiratorio complicado, fue dado de alta de un centro asistencial, al salir negativo para covid-19, y presentar cierta mejoría. No obstante, el vocalista debió regresar a la Clínica Cardiovascular, donde el viernes fue hospitalizado en la unidad de cuidados intensivos, y debió ser intubado.

Ha trascendido que Oñate, como a secas lo llaman muchos de sus seguidores, presenta complicaciones renales, y que la diabetes que padece hace varios años, no ha sido buen aliado de su recuperación.

A través de las redes sociales, son cientos los mensajes que personas del mundo de la farándula y de la política, se han pronunciado deseándole una pronta recuperación a quien junto a Poncho Zuleta, Diomedes Díaz y Beto Sabaleta, es considerado pilar del folclor vallenato.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Tuperfil Vallenato

Puedes leer.

Oñate sigue crítico, pero sigue vivo

Luego de la gran cantidad de especulaciones que han surgido sobre la supuesta muerte del J…