Es lo que estamos viviendo en las calles de Valledupar. Mucho loco manejando sin control, con intenciones de hacer daño, haciéndole creer a los demás que son dueños de la vía. No se salvan los conductores de vehículos de cuatro llantas, mucho menos quienes se movilizan en moto que en su mayoría no respetan ninguna señal de tránsito y cuando golpean un vehículo, se dan a la huida casi siempre. No se quedan a responder, ni siquiera para presentar excusas.

Todo lo anterior genera fricciones, peleas, intolerancia, a tal punto de llegar al linchamiento como el ocurrido el fin de semana cuando una turba acabó con un vehículo y por poco mata a los ocupantes del mismo, después de que estos, al parecer bajo los efectos del alcohol también hicieron de las suyas en las vías. ¿Pero quienes somos para tomarnos la justicia por nuestras propias manos?. ¿ Somos buenos ciudadanos, ejemplo para los demás cuando decidimos linchar?. Esos que linchan son los  mismos que violan las normas de tránsito a diario. Esos que linchan son los mismos que no se detienen ni a presentar excusas cuando causan daño a un vehículo.

Esta anarquía solo se acaba cuando se ejerce autoridad. ¿ Pero cuál autoridad?., La policía se cubre con la sábana de un argumento baladí como la ausencia de un convenio. ¿ Un convenio para ejercer el control del orden público en la ciudad?.

¿Dónde está la autoridad? La ciudad se volvió un caos, anarquía total, no hay quien se amarre los pantalones. Los únicos que creen tenerlos amarrados, son los ebrios conduciendo, y los vándalos linchando.

Por Limedes Molina Urrego

@LimedesMolinaUr

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

Entre bomberos , ¿no se pisan las banderas?

No ha resultado en luna de miel, la relación de ninguno de los comandantes que ha tenido e…