Lo que ya ha ocurrido en Valledupar, y que ha sido objeto de rechazo por parte de la ciudadania, también está pasando ahora en la zona rural. Las mascotas comenzaron a ser envenenadas por desadaptados.

En las ultimas horas se conoció, que en la vereda Rancho de Goya, en el corregimiento La Mina, jurisdicción de Valledupar, que hace parte del resguardo indígena Kankuamo, se presenta un inusual hecho que desde hace más de dos años no se presentaba: perro que ingresa a una finca de la zona termina muerto.

Esa es la denuncia que hacen pobladores de la zona a través de Radio Guatapurí. Una integrante de la etnia, quien prefirió no suministrar su identidad para evitar represalias en su contra, dijo que más de 30 perros han sido envenenados, pero tanto a ella como a otras personas les cuesta hablar abiertamente sobre la situación.

Culpan a un hacendado de la zona, quien compró unas tierras hace tres años y desde ese momento ha sembrado el temor entre los lugareños. “Él está matando los perros de la comunidad y desde que ellos están se han perdido los animales”, señaló la mujer.

Algunos perros ingresan al predio y no se vuelve a saber de ellos, otros son encontrados, pero muertos. “Las autoridades locales no hacen nada al respecto”, agregó la mujer, quien espera que la matanza culmine cuanto antes y la justicia tome las riendas de lo que ocurre para que se condene al autor.

El cabildo gobernador Kankuamo, Jaime Arias, se pronunció al respecto y expresó que las autoridades de esa zona desconocen que haya denuncias sobre eso, pero que seguirá verificando.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Perfil Departamental

Puedes leer.

Ni puente peatonal ni cancha de fútbol, Caracolí se ha quedado esperando que les cumplan

Nuevamente los habitantes del corregimiento de Caracolí, zona rural de Valledupar bloquear…