Esta joven soñadora cargada de proyectos, un día fue presa  del instinto musical que corre por sus venas y comenzó a soñar.

Dotada de una voz que despierta los más profundos sentimientos Maleja es el legado que sus progenitores han plasmado en ella.

 Inicialmente María Alejandra empezó a tocar la guitarra instruida por su padre Gonzalo Briñez, quien es músico empírico y cantante de canción llanera; él transmitió a su hija desde muy temprano su conocimiento en el arte musical.  Luego de aprender a tocar la guitarra Maleja empezó a explorar las multiformes maneras de expresar la música; entre ellas el canto, y de la manera más sutil y sin saber lo que era un solfeo , la misma guitarra fue su guía instruyéndola a realizar figuras con su voz perfeccionando así poco a poco esa voz madura y clara que con que hoy cuenta.

Pero esta joven no solo se apasiona por la música y ese universo infinito de notas que brotan de un instrumento.

Maleja, actualmente se encuentra realizando su judicatura en el juzgado tercero laboral del circuito de Valledupar, como auxiliar judicial ad honorem.  Musicalmente Maleja es una joven  completa ya que no solo canta y toca la guitarra sino que también compone.

Por
katheryn Sarmiento
Redaccion Tuperfil.Net

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…