Una obsesión llamada copa internacional. Despejada la discusión por la supremacía en Colombia, al ‘verde’ solo le resta redondear el ciclo más exitoso de su historia con un título continental.

Por eso el duelo contra River Plate es el más importante desde esa final de 2002 frente a San Lorenzo. Son los 180 minutos más trascendentales en los últimos 14 años para el ‘verde’. La plantilla y el cuerpo técnico asumen la pulsada con la historia y viven con intensidad la antesala de la finalísima.

“Estamos disfrutando mucho este momento. Las exigencias son altas y tendremos que estar a la altura. Sería fenomenal terminar este año con la Copa internacional”, apuntó el capitán Mejía. Ángel, el más curtido en batallas, no dudó en afirmar que dar la vuelta olímpica en El Monumental el otro miércoles “sería el mejor cierre de esta etapa, tal vez la más exitosa en la historia del club”.

Nacional desafiará a Gallardo y compañía diezmado por las lesiones de sus defensores. Diego Peralta fue descartado por un desgarro en el músculo isquiotibial y Francisco Nájera no entró en la concentración por un esguince colateral medial en la rodilla. El ‘verde’ espera un River brioso con aire en la camiseta después de eliminar a Boca, su eterno rival.

“La clave de ellos es la elaboración del juego. Antes que ganar la final, hay que jugarla bien”, sostuvo Osorio. “Lo más importante es dejar la llave abierta. Lo primero será igualarlos en la condición física y atlética. Esperamos un juego trabado y no sé si con mala intención pero estamos preparados para lo que se venga en la cancha”, acotó Mejía. La Copa es la única obsesión verdolaga.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…