En la oficina del Sisben en Valledupar no ocurrió una tragedia porque Dios es grande. A cualquier usuario de los servicios de esta oficina, el techo de la sala de espera le pudo caer en la cabeza en cualquier momento. El moho, la humedad estaba comiéndoselo.

Lideres pitando las paredes
Lideres pitando las paredes

De eso se percató el ingeniero de sistemas Juan Henker al momento de regresar al sitio de donde el alcalde Fredys Socarrás lo sacó hace dos años por la puerta de atrás en complicidad con su entonces asesor de planeación Aníbal Quiroz Monsalvo, acusándolo de introducir a la lista de beneficiarios del Sisben, a cientos de ciudadanos  pertenecientes a los estratos altos, con beneficios de estratos bajos.

El tiempo pasó, Henker aguantó el zafarrancho. A sus sesenta y dos años de edad, era difícil caminar por las calles de Valledupar con la mirada de quienes lo cuestionaban a sus espaldas y que lo acusaban de corrupción. En ese momento la palabra de Socarrás era palabra divina, pues su popularidad estaba en lo más alto.

Pero lo hizo. Henker soportó refugiado en un humilde puesto en la Secretaría de Salud municipal, hasta que el Ministerio de Salud dijo que de lo que se le había acusado era un simple error. “Salí por algunas apreciaciones, de algunos malos informes que se suscitaron, pero hoy en día la verdad sale a flote” dice Henker, quien intenta evadir responder a la pregunta de Tuperfil.Net tratando de dejar ese episodio en el pasado.

Juan  Henker, director Sisben Valledupar.
Juan Henker, director Sisben Valledupar.

Pero le insistimos, y entonces es cuando dice que hubo algunas personas que le hicieron caer en errores al mandatario municipal sobre lo que estaba ocurriendo. Ese error fue transmitido al mismo presidente Santos, quien durante su visita a Valledupar en el año 2013, se refirió al tema en pleno consejo comunal desarrollado en el colegio de Comfacesar. Pero no llegó la excusa a la que Juan Henker tenía derecho. Ni el alcalde, ni su asesor de planeación le dijeron nada, ni en público, ni en privado. Simplemente lo restituyeron en su puesto y listo. “ La verdad es que él sabe que yo soy una persona honorable, y ya se aclaró todo. No valía la pena una excusa” dice humildemente Henker.

Manos a la obra

Pero a lo hecho pecho. Juan Henker regresó a su puesto de jefe del Sisben, y lo primero que hizo fue mirar que las instalaciones de este lugar estaban  que se caía. Las paredes llenas de humedad habían hecho que la pintura se estuviese cayendo poco a poco. El techo estaba a punto de ocasionar una tragedia y el archivo, donde reposa el registro de todos los ciudadanos sisbenizados, en serio riesgo.

Archivo en la completa humedad.
Archivo en la completa humedad.

A raíz de esto, los líderes comunales de Valledupar decidieron rodear a Henker, y organizaron una jornada para limpiar, pintar y hacerle mantenimiento a la oficina.

Para adelantar la tarea, Álvaro Molina, Armando Rojas, Juan Vásquez entre otros líderes comunales, decidieron llegar con rodillos, pintura, entre otras herramientas y durante un día completo dejaron las instalaciones del Sisben como una tasita.

Una labor que le corresponde al municipio pero que si se ponen a esperar que el alcalde responda, puede ocurrir como la excusa que le deben al director del Sisben.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Concejales parranderos de Chimichagua en la mira de la Procuraduría

En el ojo del huracán quedó el grupo de concejales de Chimichagua que celebró el cumpleaño…