Abundancia de perros en las calles
Abundancia de perros en las calles

“Hay que hacer algo, hay muchos perros en la calle y son un verdadero peligro” dice Grissa Martínez, una joven ejecutiva que hace pocos días sufrió por segunda ocasión un accidente en su motocicleta por culpa de un canino.

“Iba en la moto, por los lados del Obelisco, cuando un perro se me atravesó, perdí el control de la moto y me caí” dice Martínez, mientras le muestra  Tuperfill.Net su pie derecho afectado por el fuerte golpe. Curiosamente hace pocos meses vivió  un accidente parecido. En ambos casos no ha sufrido más que golpes y moretones, pero no por eso deja de expresar su preocupación.

Como Grissa pueden estarse presentando a diario muchos accidentes en donde los causantes son los perros. Estos abundan en manada en las calles de Valledupar, como si la especie se estuviera reproduciendo a ritmos acelerados.

Viven en las calles, rondan por el mercado público donde engordan exorbitantemente debido al “desperdicio” que aprovechan para comer, caminan por las avenidas, se atraviesan, mueren arrollados, causan accidentes, se toman los colegios y se convierten en mascotas de trabajadores hasta de universidades.

En el colegio Loperena habita Diana, una perra que un día cualquiera terminó recorriendo los pasillos y los salones del plantel educativo. Aunque Diana es uno de los tantos nombres que este animalito posee, ya que cada estudiante lo llama de diferente manera.

Diana ha tenido dos partos desde que está en el Loperena, sus hijos han sido adoptados por los mismos estudiantes, aunque debido a la desnutrición de la perra, la mayoría mueren pocos días después de venir al mundo. Ella solo come cuando hay clases, gracias a que los mismos estudiantes le brindan parte de su merienda. En vacaciones a Diana le toca salir a las calles a ver que consigue.

Se toman la Gobernación

Pero el sitio en donde más perros se congregan tal vez es la misma Gobernación. La plazoleta que a diario se llena de gente haciendo diligencias, de quienes con hoja de vida en brazo buscan empleo, de los que esperan que algún contrato salga de la administración departamental, o de periodistas buscando noticias, también se llena de caninos.

En días pasados eran más de cincuenta perros que hasta bloquearon la entrada al auditorio de la Gobernación. Para ser exactos, eran 49 perros y una perra que estaba en calor. Todos buscando un rato de placer de la animalita que se movía por la plazoleta, por el jardín, por los alrededores, esperando saciar sus ganas y cumplir con la tarea de traer más perros al mundo, que al igual que estos, no tendrá más destino que el de deambular por las calles.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…