La rehabilitación de las enfermedades en las personas de la tercera edad por ser más estricta, por todos los factores fisiológicos y patológicos que inciden, desde la forma de presentación de la enfermedad, con la presencia frecuente de cambios sensoriales y cognitivos en el anciano y el deterioro funcional de causa multifactorial, puede producir una disminución de la reserva orgánica y un desequilibrio homeostático que conlleva un incremento de vulnerabilidad, es por ello que estas personas deberían tener mayor atención de un especialista, o sea, un geriatra.

Y resulta fácil decirlo, pero no tanto encontrarlo. En la costa norte de Colombia, sólo hay dos médicos especialistas en éste campo, y uno de ellos es del departamento del Cesar quien  brinda sus servicios a por lo menos 200 pacientes en un día. Se trata de Augusto Aponte Sierra, médico geriatra, quien trabaja con programas sociales de la alcaldía y gobernación.

Quizá porque es una especialidad que no genera muchos recursos, o porque no hay mucha sensibilización de la actividad en el pregrado de medicina y no hay vocación, o simplemente  porque son pocas las universidades que ofrecen esta especialidad, es que no hay muchos geriatras en el país. A esto se suma el hecho de que falta de destinación de presupuesto del Ministerio de Salud, ya que según señala Aponte Sierra, el 90 % de presupuesto de salud es para atender la salud de jóvenes “porque somos un país en guerra”.

“Se necesita de mucha vocación para decidirse por esta especialidad” ratificó el especialista, quien además señala que la función puntual de un geriatra es hacer medicina interna pura, interrogarlos, conocerlo y realizarle un examen clínico del paciente, pero también diagnosticar las enfermedades particulares de los ancianos como la demencia, las afecciones del aparato musculo esquelético, infecciones sobre todo las respiratorias y urinarias o el cáncer y además implementar programas sociales de atención a personas mayores de 60 años.

Es decir que debe actuar como un médico internista de los mayores de 60 años y a la vez médico de la problemática social del adulto mayor.

En Colombia hay sólo dos Universidades que brindan esta especialidad y son la U. de Manizales y la Javeriana y con pocos cupos.

Hoy hay muchos médicos internistas ocupando cargos de geriatras, a lo cual éste galeno calificó como “desgracia con suerte” ya que ratifica que es desgracia porque de este modo los médicos internistas no se preocupan por la especialidad y suerte porque por lo menos lo hacen.

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

¿Sanas motivaciones?

Querer dirigir los destinos de tu municipio o de tu departamento, es un derecho legítimo q…