Escuche nuestro ediorial

Uno decide si vive muriendo, o muere viviendo. A estas alturas uno no sabe cómo ha vivido Emdupar. Hoy 4 de agosto, que la empresa de servicios públicos llega a sus 48 años, ya uno no sabe uno si mostrar admiración porque pese a los intentos de acabarla, ha logrado aguantar y sigue viva, o si lamentar que tenga que seguir viviendo de esa indigna forma, moribunda.

Y es que Emdupar ha aguantado de todo, desde ser la caja menor de algunos alcaldes, de algunos empleados que gozan de beneficios de reyes como si trabajaran en una empresa boyante, hasta gerentes que han encontrado en Emdupar la aparición de su virgen para salir ricos, y luego ser candidatos a la Alcaldía.

Sea como sea Emdupar llega a sus 48 años –  prestando un mal servicio,  porque muchos barrios de la ciudad siguen sin servicio constante de agua- pero ahí está con 48 años a cuesta. Que los cumpla feliz, y que algún día vuelva a ser el orgullo que, en otros tiempos fue.

Por Limedes Molina Urrego

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra

Sin bien es cierto este verso lo popularizó Fabián Corrales en una de sus canciones en la …