Una reunión que comenzó el 8 de mayo y que terminó el 15 del mismo mes, y de la que tomaron parte cabildos de cinco regiones arhuacas que habitan la sierra nevada, terminó con la expulsión de siete familias pertenecientes a esa etnia. La razón: creer en una religión diferente a la que ellos tradicionalmente han profesado.

Tuperfil.Net conoció que estas familias, debieron desplazarse de la población de Monte Azul, zona rural del municipio de Pueblo Bello, debido a la presión de las autoridades indígenas, que les impusieron la condición de abandonar la fe cristiana si querían continuar siendo parte de la comunidad.

Según Clemencia Ramos Márquez, que hace parte de la comunidad arhuaca, y quien hace muchos años se convirtió al cristianismo al no encontrar solución a problemas espirituales que si resolvió en su nueva fe, esta es una situación recurrente, pues hace unos 15 años, en la población de Yerúa, o la Caja, se vieron obligados a cerrar una iglesia por la presión de las autoridades indígenas.

Por ahora, quienes se vieron obligados a desplazarse abandonándolo todo por no querer renunciar a su fe, se encuentran en casas de amigos en el municipio de Pueblo Bello, desde donde esperan que las autoridades les ayuden a hacer respetar el derecho a la libertad de culto que está contemplada en la Constitución de Colombia.

INFORME DESPLAZAMIENTO INDÍGENAS

Cargar artículos relacionados
Cargar mas en 

Puedes leer.

Ley para regular el trabajo en casa

“Antes de la pandemia, nosotros teníamos en Colombia cerca de 122 mil teletrabajadores. Ho…