A Duque lo dejó solo su partido pocas semanas después de haberse posesionado como Presidente de Colombia y no ahora como creemos. Poco tiempo después de estar en el primer cargo de la nación, algunos cercanos al máximo Álvaro Uribe Vélez, máximo  líder del partido Centro Democrático, comenzaron a hacerle críticas que en su momento daban la impresión de que estábamos frente a un hecho político que le daba altura precisamente a la policía, pues observar voces disidentes al interior de una misma colectividad, es una muestra de que no todos tragan entero. Eso es propio de la democracia.

Pero no nos digamos mentiras. A Duque no lo amaron sus copartidarios, por lo menos no todos, porque para ellos como para muchos en el país, era de no creer que un hombre tan nuevo en la colectividad y tan nuevo en la vida misma, llegara a ser el ungido de Uribe y posteriormente el ungido de los electores, habiendo figuras con tanta trayectoria como el exministro Carlos Holmes Trujillo ( Q.E.P.D). Ahora bien, habiendo lapidado públicamente a Juan Manuel Santos por espacio de ocho años, no le quedaba bien al Centro Democrático volver a crucificar a otro ungido del manda más. Eso no hubiese enviado un buen mensaje a la opinión pública. Mucho menos podían, porque si Duque si algo cuidó fue su lealtad a Uribe, cuando los súbditos de este, pensaron que la orden era copiarle no solo a Uribe sino a ellos también. Y ahí si Duque les hizo pistola, cosa que lógicamente no podía gustarles.

Pero llegó el desgaste normal de un gobierno, con el agravante de ser seriamente cuestionado desde su misma colectividad. Y ahora que el desgaste no aguanta más lija, muchos son los que deciden abandonar el barco con cuentos tan chimbos como el de Sergio Araujo que afirma que ya él no tiene nada que aportarle a su Centro Democrático, y este tampoco no tiene nada que aportarle a él, diciendo de paso que no tiene planes de aspirar a ningún cargo público. Esto último es creíble, pero de que no tenga nada que aportarle al Centro Democrático es un cuento imposible de creer, cuando Araujo Castro es por encima de cualquier cosa, un hombre brillante que brota ideas por borbotones Es precisamente esa lucidez, la que lo está llevando a abandonar el barco. Ya Sergio se la olfateo y sabe que no es precisamente el partido de gobierno el que va a poner presidente en las próximas elecciones, así que no nos sorprenda que en poco tiempo lo veamos recorriendo el país con otra figura. ¿Vargas Lleras por ejemplo?.

A propósito de Vargas Lleras, ¿recuerdan que a él tampoco le sirvió su Cambio Radical para aspirar a la presidencia? En la campaña pasada, decidió ponerse otra camiseta, “la camiseta del pueblo”. De nada le sirvió, su estilo poco delicado lo llevó a perder votos. ¡Lástima que en Colombia le prestemos tanta atención a esas pendejadas”!

Y hablando de pendejadas, esto no es lo que son las críticas de Claudia Margarita Zuleta al presidente Duque. En entrevista con Radio Guatapurí la Diputada se fue  con toda contra el mandatario luego de la volteada de arepa de su papá y aunque no dijo que ella también se iba de de voltearepa, si dejó claro que con Duque y su corte ni a la esquina. ¿Puede Zuleta retirarse del partido y seguir siendo miembro de la Duma por esa colectividad? Es un tema que ni ella misma tiene aún claro.  Lo que si tenemos claro los electores, es que Poncho Zuleta no debería opinar, porque como dice una cosa dice otra. ¡Mejor cante pulmón, cante!.

De todo esto algo queda bien claro; los partidos no solo están desprestigiados en nuestro país, tampoco son un respaldo para nadie en el poder, ni mucho menos representan los intereses de los electores. Como bien lo dijo Andrés Molina: “Los partidos son una camisa que la gente se quita y se pone de acuerdo con su conveniencia”. Eso si, existen casos en los que la gente se puede cambiar la camisa, pero la camisilla, por muy sudada que la tengan, sigue siendo la misma.

Por Limedes Molina Urrego

Cargar artículos relacionados
  • ¡Desde una aguja hasta un avión!

    Con la frase de batalla que encabeza el titular, los comerciantes a lo largo de la histori…
  • /Columnista/ ¡El Cesar, un barco a la deriva!

    Hace casi ya una década el departamento del Cesar cayó en manos de unos indolentes depreda…
  • Desbordados

    El constante problema de las inundaciones en las ciudades capitales en el país nos obliga …
Cargar mas en Opinión

Puedes leer.

¡Desde una aguja hasta un avión!

Con la frase de batalla que encabeza el titular, los comerciantes a lo largo de la histori…